Enfermedades por deficiencias nutricionales.

Actualizado: 21 ene


A finales de marzo circularon en algunos grupos unas lamentables imágenes que a todo acuarista responsable le rompen el corazón. Estas imágenes circularon pues los peces fueron rescatados para tratar de salvarlos y ello me motivó a poner en mi agenda de temas esta nota que hoy les comparto. Desde mi limitado conocimiento en este campo trataré de comentar algunas patologías que surgen, o pueden surgir por deficiencias nutricionales a causa de la ausencia de ciertas vitaminas y cuyas patologías pueden verse potenciadas por nuestra deficiencia como acuaristas a no dar una buena calidad de agua.



No en pocas veces me han escuchado señalar que, para con nuestros peces y corales debemos en todo momento evitar situaciones de estrés. Los peces cuando están estresados son más propensos a enfermarse, pues su sistema inmune se ve afectado y no está en plenas condiciones y ello será aprovechado por parásitos, hongos o bacterias.


Un pez afectado de estrés, por mala calidad de agua, mala nutrición, agresión de otros peces, iluminación inapropiada, falta de un acuascaping que le permita sentirse seguro, etc. es más propenso, por su mala calidad de vida a sobrevivir y no vivir y por tanto, a estar expuesto a enfermedades constantes y todo lo contrario, cuando un pez vive en condiciones ideales, donde no vive en estrés será un pez menos propenso a enfermarse y a vivir plenamente por su buen sistema inmunológico que lo defenderá y sacará adelante.


El principal detonante de estrés, de patologías de los peces y por supuesto, de los corales, esta dado por la calidad del agua, por parámetros incorrectos, desde lo químico, del balance iónico de los elementos en el agua de mar, que pasa por la salinidad, hasta por deficiencias o excesos de oxígeno, temperaturas incorrectas, compuestos nitrogenados fuera de rango, pH incorrecto, flujos de agua o iluminación inadecuada.


Per se estas condiciones pueden causar daño o bien fomentar las condiciones perfectas para severos daños causados cuando se junta el estrés con enfermedades virales como la lymphocystis, por bacterias como casos de pudrición de aletas, enfermedades parasitarias como ich, velvet o uronema.


Pero también podemos tener enfermedades por inadecuada nutrición, por dietas incorrectas o deficientes cuando desconocemos las necesidades que deben atenderse para peces omnívoros, carnívoros o bien herbívoros y que pueden desencadenar pérdida de coloración en los peces, problemas gastrointestinales, renales y hepáticos, lesiones en la columna de los peces, vientres hundidos, muerte por emaciación y enfermedades por deficiencia en vitaminas a las cuales les dedicaremos mayormente las siguientes líneas. Claro, también estos problemas se potencian más cuando se juntan con la mala calidad del agua en la que mantenemos nuestros peces.


enfermedad erosión de la cabeza línea lateral, HLLE

Dentro de las patologías por deficiencias nutricionales tenemos la pérdida de escamas, daños en aletas y una muy común que se potencia por la mala calidad de agua, la enfermedad de erosión de la cabeza y la línea lateral, HLLE, por sus siglas en inglés, la cual inicia por pequeños huecos o hoyos en el la cabeza del pez y conforme avanza afecta toda la cabeza y la línea lateral de nuestros peces, principalmente apreciable en los cirujanos y sobre todo en el Paracanthurus hepatus o cirujano azul.

enfermedad erosión de la cabeza línea lateral, HLLE

Esta patología del HLLE se observó por primera vez en los acuarios públicos por los años 90 y se asoció a una deficiencia de vitamina como causa, pero también se ha visto que aparece por corriente eléctrica en el agua del acuario, abuso de antibióticos y por el polvo del carbón activo de mala calidad.


En 1995 un investigador de apellido Collins vincula el HLLE a una deficiencia de vitamina A, el retinol, como mayor responsable entre otras cosas de la función de las células epiteliales de los poros, glándulas y membranas.


Otra causa para la erosión de la cabeza y los huecos que genera fue apuntada por el investigador Bassleer en 1991 cuando observó en los peces de sus estudios una alta presencia, en los órganos internos del pez, de un parásito Hexamita o Spironucleus que estima el investigador alteran la digestión y las vitaminas causando que ya no puedan absorberse correctamente.


A pesar de que no existe un acuerdo en la causa de esta enfermedad si existe coincidencia en que una vez aparecida la HLLE las infecciones bacterianas secundarias producto de la mala calidad de agua intensifican severamente el problema.


Como medida para combatir la deficiencia de vitamina A y sospechosa del HLLE se recomienda mejorar la nutrición de los cirujanos con abundante alimentación de origen marino vegetal, no usar carbón activo de mala calidad, no abusar de su cantidad y sobre todo eliminar por lavado todo polvo residual en el carbón a usar. Personalmente me gusta mucho usar el carbón activo de Fauna Marin por su gran calidad y alta limpieza de residuos de polvo. Quienes quieran conocer más sobre las ventajas del uso de carbón activo de calidad y dosis recomendada los invito a leer la nota sobre la importancia del carbón activo en el acuario marino dando clic aquí


También se ha encontrado que la deficiencia de vitamina B2 causa necrosis en las branquias, las cubiertas branquiales y los bordes de las aletas, así como una gran pérdida de escamas conforme estableció el investigador Steffens en 1988.


Las deficiencias de vitamina A y vitamina B2 también se expresan en un crecimiento lento y deficiente en muchos peces de acuario.


En 1999 los investigadores Frische y Barchet resumieron las causas que generan la deficiencia de vitamina A y señalan como principales responsables una alimentación cualitativa y cuantitativamente incorrecta, enfermedades parasitarias externas e internas (especialmente de las membranas mucosas), fluctuaciones extremas en la temperatura del agua, el pH, problemas de salinidad, contenido de oxígeno en déficit o en exceso, niveles altos de nitratos, fosfatos, metales pesados, abuso con tratamientos con antibióticos, estrés psicológico por bulling, cantidad de peces en relación con el tamaño del acuario, uso de carbón activo de mala calidad o abuso en la cantidad de su uso.


enfermedad peces acuario marino

Otra deficiencia, por mala nutrición que pueden tener nuestros peces es de la vitamina K que se necesita para la buena salud, particularmente en los cirujanos y dentro de estos el Zebrasoma flavescen o cirujano amarillo puede mostrar o hacer visibles sus venas rojas que apuntan a la presencia de una enfermedad vascular por mala circulación sanguínea y normalmente ello es asociado a una deficiencia de la vitamina K que participa en la formación de proteínas que coagulan la sangre. Cuando un pez tiene una nutrición inadecuada puede formar deficiencias de vitaminas importantes para su buena salud. También la deficiencia de la vitamina K es la responsable de que se formen depósitos de calcio en las venas que luego pueden promover el sangrado. Otra razón para que se puedan observar las venas rojas es también la deficiencia de ácidos grasos, que de paso son los que contrarrestan la formación de calcificaciones en las venas.


La deficiencia de vitamina K puede ser tratada mejorando la dieta del pez con alimento de origen marino vegetal, por ejemplo, usando spirulina.


Aunque no existe una explicación científica, al menos de mi conocimiento, también parece que aumentando la dieta de comida de origen vegetal marino se ayuda a corregir los problemas de escamas rojizas, decoloraciones o parchones rojos en las colas de los cirujanos, principalmente del Zebrasoma flavences, que se originan por una dieta incorrecta sustentada mayormente en artemia congelada, similares o alimentos con altas cargas de proteína animal a los cuales se les sospecha pueden generar una deficiencia de la vitamina K en estos peces.


En el caso de deficiencia de la vitamina D en los peces, se ha observado que en los Zebrasoma xanthurum o cirujano púrpura, pueden ocurrir casos de aletas malformadas y conforme se agrava la deficiencia se va perdiendo la viveza de la coloración del pez, como cuando una persona está demacrada y pálida.


Se ha asociado la deficiencia de esta vitamina en acuarios con una iluminación inadecuada, insuficiente o con espectro incorrecto, por ejemplo, el que se genera en los T5 o HQI cuando están viejos y no los cambiamos pues aún vemos que iluminan y no creemos necesario cambiarlos a pesar de estar viejos.


Recordemos que una de las fuentes de vitamina D, fuera de ciertos alimentos, es la exposición a la luz solar y no por nada se le ha llamado también la vitamina de la “luz del sol”. La vitamina D se produce a partir de la radiación ultravioleta de la luz solar y por ello la inadecuada iluminación de un acuario puede causar la deficiencia de esta vitamina.


En los casos observados del zebrasoma afectados estos se han recuperado significativamente, así como un aumento de su masa corporal, con solo el cambio a una iluminación adecuada.


enfermedad peces acuario marino

Finalmente, aún falta mucho por entender el rol que cumple la celulosa para los peces que evolucionaron para su consumo, está claro que cuando un pez que la necesita es alimentado con alimentos de fuente animal su expectativa de vida cae dramáticamente como se ha observado con blenios, como el Salarias fasciatus. Aunque no existe absoluta claridad, algunos investigadores sostienen que algunas enfermedades en peces herbívoros pueden estar ligadas a la carencia de la celulosa que proporcionan las algas en el estómago de los peces. La duda de los investigadores es si esta es importante por la fibra dietética de la celulosa o bien por el buen balance de microorganismo que digieren la celulosa.


En los herbívoros las enzimas de celulasa son producidas en el estómago por bacterias específicas y que están ausentes en los depredadores carnívoros. Esto significa para los investigadores que los depredadores obtienen toda su energía principalmente de alimentos ricos en proteínas y grasas, mientras que los herbívoros obtienen la mayor parte de sus reservas energéticas de la descomposición de la celulosa en azúcares y que sin la celulosa o el buen balance de bacterias por ausencia de la celulosa de las algas, la salud de estos peces cae de forma importante. Por tanto, si un pez estrictamente herbívoro como el Salarias fasciatus no recibe ninguna celulosa y solo recibe alimentos de origen animal, le faltará su principal fuente de energía para la que evoluciono y obviamente, vivirá con una deficiencia nutricional pues las proteínas animales no le proporcionarán la suficiente energía.


Espero que esta nota por lo menos nos ayude a comprender cuan importante puede ser la buena nutrición para la buena salud, para la buena vida de nuestros peces y como los déficits nutricionales pueden generar serios problemas de salud y de muerte que ha veces no comprendemos pues creemos que nuestros peces solo pueden morir por signos visibles de parásitos o bacterias.

1020 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo