Aclimatación de peces e invertebrados

Actualizado: 18 nov 2020


Se acuerdan ¿cuál fue el primer pez que ingresaron a su acuario? el mío fue un cirujano amarillo. En la nota de hoy quisiera conversar sobre cómo aclimar nuestros peces.

Por confiados o por desconocimiento en oportunidades no le damos importancia a este tema, pero una aclimatación inadecuada podría garantizarles, es de las razones principales por las que mueren repentinamente nuestros peces o bien, lo harán días después de ser introducidos al acuario.

Esas muertes inexplicables a tan solo horas de introducido el pez o a los días, son inevitables como resultado de una mala aclimatación de los peces, corales u otros invertebrados como los camarones o cangrejos que por nuestro mal manejo tan solo podrán vivir algunas horas, días o incluso semanas, dependiendo de la gravedad del daño causado.

Un primer consejo es que compren solo en tiendas con personal calificado que conocen cómo hacer una buena aclimatación cuando llegan las importaciones o los pedidos de sus peces a sus tiendas luego de un largo tránsito por tierra o aire.


Dado que nuestros peces no pueden regular su temperatura y dependen de la de su entorno, lo primero que debemos hacer es poner a flotar la bolsa para que la temperatura suba gradualmente, con 20 a 30 minutos será más que suficiente.

Si el traslado del pez, de la tienda a nuestra casa ha sido corto, los parámetros del agua no han sufrido mayor cambio por los desechos de la respiración y los excrementos del pez.

Dado que por lo general las tiendas mantienen los peces a una salinidad menor, normalmente por debajo de 1020 por razones profilácticas y para reducir el estrés al existir un menor esfuerzo en el agua (recordemos que en una tienda se parte de que el pez estará ahí tan solo en tránsito a su nuevo hogar) no está demás por tanto preguntar a qué salinidad los mantienen .

Así que básicamente, luego de haber aclimatado la temperatura lo que procede es adaptarlo al cambio de salinidad por medio del goteo o con pequeños vertidos de agua del acuario a lo largo del proceso para nivelar la densidad del agua en la que se encuentra el pez.

Luego de esto colocaremos el pez en su acuario de cuarentena sin usar el agua del proceso de aclimatación.

Veamos en detalle el proceso:

Al aclimatar un pez nuevo al acuario de cuarentena básicamente debemos observar dos parámetros relevantes, temperatura y salinidad como ya referencie.


En tesis de principio los peces no se ven mayormente afectados por la fluctuación del pH salvo que el mismo sea muy bajo, 7.5 o menos.

Por llegado el pez a la casa lo ponemos a flotar por aquellos 20 a 30 minutos de forma tal que la temperatura se nivele con la del acuario de cuarentena.

Luego de ello abrimos la bolsa, verificamos la salinidad que tiene y si la diferencia es de .001 para arriba o abajo, con respecto al acuario cuarentena, el pez lo podemos pasar inmediatamente al acuario.


Por ejemplo, si el acuario de cuarentena tiene una salinidad en 1.023 y la bolsa en la que está el pez está en 1.022 o en 1.024 lo podemos trasladar inmediatamente, pasando solo el pez, nunca agregue nada de agua de la bolsa. Si la diferencia es mayor o menor a esos .001 idealmente debe aclimatarse por goteo.

La desventaja de la aclimatación por goteo es el tiempo en relación con la exposición de amoniaco que pueda existir, tema que explico más adelante.


La presencia de amoniaco debe evitarse a toda costa, una pequeña cantidad puede dañar las branquias y la exposición prolongada dañar permanentemente el hígado y los riñones, causando esas muertes extrañas a las horas o días posteriores.

La cantidad de amoníaco que se puede acumular en una bolsa va a estar vinculado directamente con el tiempo que el pez pase en ella. Un traslado de la tienda a la casa de unos 30 minutos no será ningún inconveniente, pero mientras más se prolongue el tránsito entre los dos puntos el tema es de mayor atención, más cuando hablamos de traslados largos, de horas, ya sea por nuestro desplazamiento o porque compramos el pez en alguna tienda en línea.

Si un pez ha estado en la bolsa por un par de horas les sugeriría que como medida de profilaxis, que en el proceso de aclimatación por goteo se use algún producto neutralizador de amoniaco, a menos que el pez venga con agua que contiene cobre. ¡Hay que preguntar en la tienda si lo usan!

Personalmente no compraría en una tienda donde sé que sus peces de venta las mantienen en cobre, lastimosamente se que las hay.

Esto porque el agua con cobre y el neutralizador de amoniaco al combinarse se vuelven sumamente tóxico y matará el pez.


La aclimatación por goteo es muy simple, tomamos un pequeño balde y una manguera para airear o suministrar fluidos. Coloque el pez en el balde con una pequeña cantidad de agua de la bolsa, luego se usa la manguera como línea para el goteo y para regular la velocidad del goteo haga un simple nudo en el extremo del balde y “apréte” el nudo hasta lograr la velocidad de goteo deseada o bien, use una llave de paso.


El tiempo de goteo durará lo que demore en llegar a una salinidad que sea igual a la del acuario de cuarentena o con .001 de diferencia. El tiempo debería rondar los 30 minutos.


Una regla de oro es que la salinidad se puede reducir más rápido y de forma segura respecto a la acción contraria, sea, en vez de bajar la salinidad, subirla.

Cuando alcancemos el rango de salinidad simplemente trasladamos el pez, solo el pez, nada de agua de la bolsa o del balde.

La otra forma de aclimatar es quitando agua del balde o la bolsa hasta que el pez quede con un mínimo suficiente y periódicamente se va a estar vertiendo pequeñas cantidades de agua del acuario cuarentena al balde hasta que se logre la igualdad de salinidad o diferencia de más menos .001 SG. Nuevamente solo agreguemos el pez y nada de agua en su traslado al acuario de cuarentena.

¿Qué pasa cuando compramos el pez en una tienda virtual o nos demoramos en llegar a la casa desde la tienda y hay más de aquellas dos horas?

En estos caso el nivel de estrés en el pez es mucho mayor y en el agua se podrían dar cambios importantes, que empezarán como una pequeña bola de nieve y conforme pasa el tiempo, pasan las horas, la misma se irá haciendo más y más grande.

Tendremos un aumento en la concentración de fosfatos, de nitratos, amoniaco (NH3) y el pH tenderá a la baja conforme tengamos más dióxido de carbono como residuo de la respiración del pez y a su vez menos oxígeno.

En este momento es oportuno hacer una pausa en la explicación para comprender el comportamiento del amoniaco (NH3) en función del pH.

Quienes pasamos por los acuarios de agua dulce tal vez nos es más fácil comprenderlo por la experiencia vivida, pero básicamente cuando el pH desciende de alcalino a ácido, la concentración de amoniaco (NH3) disminuye para ir formándose como amonio (NH4) que es menos tóxico y reitero, menos tóxico, este seguirá siendo tóxico y cada vez más peligroso según se de una mayor concentración, eso sí, muchísimo menos tóxico que el amoniaco.

Recordemos que el amoniaco es sumamente tóxico para nuestros peces y si leyeron mi nota sobre “Ph, Nitrificación, Desnitrificación, Alcalinidad y estructura de los corales” recordarán mi explicación de que entre más bajo sea el pH más iones de hidrógeno tendrá y ello hace que nos movamos del amoniaco al amonio o al contrario, entre menos iones de hidrógeno tengamos porque sube el pH, nos moveremos del amonio al amoniaco.

La temperatura también juega en esto, la temperatura alta también nos empuja con el pH alto hacia el amoniaco y, al contrario.


Así las cosas, el amonio pasa de manera instantánea a amoniaco y el amoniaco pasa de manera instantánea a amonio según el pH (por lo que referencie de los iones de hidrógeno) y la temperatura.

En los peces y los invertebrados, como resultado del catabolismo de las proteínas, sea la transformación de las proteínas a aminoácidos y sus compuestos derivados simples, por los alimentos que consumen, se genera amoniaco (NH3) y cuando es expulsado como desecho por el organismos el mismo se convierte en amonio (NH4) si el agua es ácida o se queda como amoniaco (NH3) cuando el pH es alcalino.

Por tanto, mientras el pez esté dentro de la bolsa con un pH bajo tendremos la versión menos tóxica, el amonio, pero las cosas cambiarán drásticamente en el momento que la abrimos pues conforme pasen los minutos y el pH comience a cambiar y subir, también lo hará el amonio a amoniaco.

Veamos el tema más gráficamente:

Lo que esta tabla nos muestra son diferentes concentraciones de amoniaco a diferentes temperaturas y pH.


Tomemos el ejemplo el promedio del agua natural de mar que tiene un pH de 8.2 y usemos la temperatura de 26 grados que hay en muchos de nuestros acuarios. Bajo estas condiciones tendremos una concentración de 8.80% de amoniaco en el agua y su diferencia de 91.2% será de amonio. Ambas porcentajes suman el 100% del total de nitrógeno amoniacal o TAN por sus siglas en inglés (total ammonium nitrogen) y recordemos que en nuestro acuario, ya establecido tenemos bacterias que están constantemente transformando el mismo para llevarlo a nitratos por lo que nuestros peces no sufren.

Dado lo anterior, luego abrir la bolsa donde está el pez, el pH que había bajado por la acumulación de CO2 por el largo transporte, escapará y el pH comenzará a subir.


Supongamos que por la duración del transporte el pH bajó a 7.8 y como el pez viene también empacado para evitar el calor su temperatura también está baja, digamos viene a 22 grados, esta combinación nos dará 2.81% de amoniaco del total de nitrógeno amoniacal y 97.2% de amonia, pero conforme sube la temperatura por la aclimatación que damos y luego por abrir la bolsa y escaparse el CO2 el pH irá subiendo y ese 97.2% de amonia se irá transformando en el tóxico y mortal amoniaco.

¿Por qué he explicado todo esto?

Porque en estos casos donde nuestros peces han pasado varias horas en una bolsas y conforme pasen más horas embolsados, la aclimatación por goteo podría ser contraproducente pues nuestro pez se encuentra en un entorno sumamente tóxico que lo puede matar o le dañará sus órganos o branquias de forma permanente que causará su muerte a las horas, a los días y en el mejor de los casos les acortará su expectativa de vida, por lo que el goteo no sería una buena opción.

Antes estos casos deberíamos medir la salinidad y pH de la bolsa del pez y tomar agua de nuestro acuario diluyéndola con agua dulce para ajustar la densidad y con vinagre ajustar el pH (si está por debajo de 7.5) a la misma del pez y pasarlo de inmediato al acuario de cuarentena sin ingresar el agua de la bolsa del pez.

Eso sí, si por alguna razón usted no puede ajustar el pH o la densidad, solo usted podrá valorar y tomar la decisión de si se la juega con el amoniaco o con un cambio brusco pH y densidad dada la información que le he compartido.

No puedo terminar la nota sin hacer unos pequeñísimos señalamientos a la cuarentena, prometo abordar a profundidad el tema más adelante. La cuarentena si me lo preguntan debería ser obligatoria aún cuando el pez venga de una tienda que la haga, pues esta no solo es nuestra oportunidad para observar algún problema que tenga el pez y tratarlo, sino y sobre todo, para enseñarle a comer al pez, mejorar su sistema inmunológico, recuperarlo del estrés y trauma vivido desde que salió del mar al mayorista, de este al acuario y luego a nosotra casa. Es la oportunidad para que se familiarice con nosotros y se recupere libre de otros peces que lo agredan y compitan por la comida, es nuestra oportunidad para recuperarlo y ponerlo en las mejores condiciones posibles para que pueda enfrentar luego el bulling de los otros peces con territorios hechos y la competencia por la comida en el acuario principal.

Tratándose de la aclimatación de invertebrados para el caso de nuestros corales, la aclimatación es prácticamente la misma que para los peces, excepto que los corales no expulsan tantos desechos como los peces, por lo que el amoníaco es una preocupación menor.

Algunos acuaristas aprovechan para hacerle un baño al coral con algún producto para tal propósito, personalmente no lo hago, pero si le doy una profunda inspección visual con lentes de aumento o un microscopio dado que sé qué buscar y por igual se debe mantener en un acuario de cuarentena para darle seguimiento e inspecciones por varias semanas.


Tratándose de otros invertebrados como anémonas, camarones, cangrejos, caracoles, etc. es importante entender que son mucho más sensibles a los cambios en la química del agua y deben aclimatarse por goteo. El goteo debe ser lento durante 45-60 minutos. Nota aparte merecen las estrellas que son particularmente sensibles y deben aclimatarse también por goteo muy lentamente y por al menos 2 horas.

Los corales, anémonas y almejas deben también "aclimatarse a la luz" una vez colocados en su acuario. Esto significa ajustarlos al tipo/intensidad de luz que se está utilizando, para ello se pueden colocar los corales y almejas sensibles a la luz en un área sombreada del acuario y luego moverlos paulatinamente al área deseada en un proceso de un par de semanas.

980 visualizaciones1 comentario