top of page

La huella de carbono de las mascotas en el hogar

En medio de la lucha constante contra el cambio climático y la creciente amenaza que este representa para los ecosistemas marinos globales, la elección de nuestras mascotas podría tener un impacto más significativo en nuestro entorno de lo que podríamos pensar. Sorprendentemente, mantener un acuario en nuestros hogares podría representar una alternativa ecológicamente amigable en comparación con tener un perro o un gato como mascota. Pero, ¿cómo es esto posible?


huella carbono mascotas

Los arrecifes de coral, a menudo denominados las "selvas tropicales del mar", son algunos de los ecosistemas más ricos y productivos del planeta. Sin embargo, estos ecosistemas únicos están siendo amenazados por el calentamiento global y la acidificación de los océanos, sufriendo estragos a una velocidad alarmante. Aquí es donde la acuariofilia, especialmente la acuariofilia marina, puede desempeñar un papel crucial.


Los acuarios no solo permiten a los aficionados recrear y disfrutar de un pequeño fragmento del fascinante mundo submarino en sus hogares, sino que también están contribuyendo a la conservación de la vida marina en maneras insospechadas. Al fomentar el desarrollo de la ciencia y la tecnología necesarias para la reproducción en cautiverio de peces ornamentales, se están abriendo nuevas vías para la preservación de especies, cada día es más frecuente encontrar peces reproducidos y criados en cautiverio para nuestro pasatiempo. Este desarrollo, a su vez, está ayudando a aliviar la presión sobre las poblaciones de peces salvajes y a conservar su existencia ante la pérdida de sus hábitats por el cambio climático.


Además, los acuaristas y científicos están colaborando en el desarrollo de bancos genéticos de corales, lo que está jugando un papel fundamental en la preservación de la diversidad genética de estas criaturas vitales y en la resistencia de los arrecifes de coral frente a los desafíos futuros. Los avances en la creación de alimentos y equipos especializados para acuarios también están proporcionando herramientas valiosas para la investigación en laboratorios, por ejemplo, encontrar la cura a la pérdida de corales en el caribe por una bacteria y entender la reproducción sexual, aspectos clave para la conservación a largo plazo de estos ecosistemas y lo es gracias a los equipos desarrollados para nuestro pasatiempo.


En esta nota de blog, vamos a bucear en la idea de cómo mantener un acuario podría no solo ser una forma de disfrutar de la increíble belleza y diversidad de la vida marina, sino también, un paso adelante en la lucha contra el cambio climático y un valioso contribuyente a la conservación de la biodiversidad marina. ¿Listo para explorar cómo nuestra pasión por los acuarios está ayudando a preservar nuestro precioso mundo submarino?


huella carbono mascotas

¿Alguna vez han pensado en la huella de carbono que dejan las mascotas en nuestros hogares?


Un estudio reciente, que les comparto al final de la nota, ha descubierto que tener un acuario puede ser más ecológico que tener un perro o un gato. En momentos en el que algunas organizaciones y activistas animalistas intentan poner fin a la acuariofilia a nivel mundial, este tipo de investigación es una excelente noticia. No solo demuestra que el cuidado de los peces ornamentales y nuestros corales puede ser una opción más respetuosa con el medio ambiente, sino que también refuta algunas de las críticas que ha recibido el hobby en los últimos años.


La investigación, titulada "El impacto ambiental de tener un acuario tropical en el norte de Europa", fue realizada por W.B. Perry y publicada en el Journal of Fish Biology. El estudio proporciona las primeras estimaciones de las emisiones equivalentes de dióxido de carbono (CO2eq) producidas al mantener un acuario tropical en varios países del norte de Europa (Francia, Polonia y Reino Unido), junto con el consumo de agua.


A diferencia de otros estudios que se han limitado a examinar las consecuencias ecológicas de extraer peces de su entorno natural o liberar especies no nativas en hábitats extranjeros, este estudio es pionero en su evaluación integral del impacto ambiental de los acuarios. Para ello, los investigadores se basaron en ejemplos de acuarios de distintos tamaños: 50L, 200L y 400L.


La investigación reveló que, dependiendo del tamaño y las condiciones de funcionamiento, un acuario tropical produce unas estimadas 85,3-635,2 kg de CO2e por año, lo que equivale a 1,6-12,4% de las emisiones promedio de CO2 de un hogar en el Reino Unido. Además, se estimó que los acuarios utilizan entre 156 y 31200 litros de agua por año, lo que representa entre el 0,2 y el 30,1% del consumo medio de agua de un hogar en el Reino Unido.


A pesar de estos números, cuando se comparan con las emisiones de CO2 de un perro o un gato de tamaño promedio (127-1592 kg de CO2eq y 121-251 kg de CO2eq por año respectivamente), el mantenimiento de un acuario tropical puede ser una opción de mascota más ecológica. Este hecho resulta especialmente sorprendente si consideramos que estas cifras solo tienen en cuenta la carne que consumen estos animales. Los gatos y los perros también consumen otros alimentos y necesitan más cuidados y productos que también generan emisiones de CO2.


huella carbono mascotas

Además, los investigadores destacan que la mayoría de las emisiones de CO2eq en el mantenimiento de peces se generan a través del consumo de energía de los equipos del acuario. Sin embargo, este cálculo podría entonces disminuir a medida que las redes eléctricas de nuestros países comiencen a descarbonizarse y usar, por ejemplo, paneles solares. En otras palabras, a medida que más países adopten fuentes de energía renovable, la huella de carbono de los acuarios tropicales disminuirá considerablemente. En el caso de Costa Rica poco más del 98% de nuestra energía eléctrica es renovable e incluso hemos vivido años con energía 100% renovable lo que hace que nuestra huella de carbono por tener nuestros acuarios sea mucho menor que tener perros o gatos.


Fuente:

Perry, W.B. (2023), The environmental impact of keeping a tropical aquarium in Northern Europe. J Fish Biol. https://doi.org/10.1111/jfb.15478

212 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page