El espectáculo de las luces ocultas de abajo

¿Sabías que los arrecifes pueden brillar? La fotógrafa Louise Murray se sumerge en los mares oscuros para captar el espectáculo de la fluorescencia marina.


Fotos y texto de de Louise Murray.

 

La presente nota es una traducción literal y muestra de fotografías que aparecen en la revista Hakai cuyo autor en fotografía y texto son de Louise Murray. El enlace a la publicación original en idioma inglés queda disponible al final de la nota.

 

Al descender a las aguas oscuras, mis linternas azules revelan un espectacular despliegue de colores fluorescentes que brillan desde algunos de los corales y criaturas marinas que hay debajo. Normalmente es difícil de detectar a simple vista, pero este espectáculo de luces secretas y coloridas brilla tanto como una discoteca de los 80 dentro del haz de mis luces.


La fluorescencia en el arrecife se produce cuando la luz azul de longitud de onda más corta es absorbida por proteínas especiales de los tejidos y es reemitida como verdes, rojos, naranjas y amarillos de longitud de onda más larga. Aunque el océano filtra la luz de forma natural, dejando el mundo submarino predominantemente en azul por debajo de los 15 metros aproximadamente, la adición de luz azul concentrada procedente de las linternas y los flashes conectados a mi equipo fotográfico estimula la respuesta más fuerte de las proteínas fluorescentes. Los filtros amarillos de mis objetivos y de mi máscara de buceo bloquean la estimulante luz azul, permitiéndome ver y capturar todo el espectáculo psicodélico.


Llevo más de 25 años fotografiando la fluorescencia marina, capturándola desde el Mar Rojo hasta Filipinas. Siempre trabajo de noche, cuando la fluorescencia es más pronunciada contra el fondo oscuro.


La fluorescencia marina se descartó en su día como un fenómeno sin función biológica, pero los científicos de todo el mundo están sacando a la luz poco a poco sus complicadas funciones. Lejos de ser biológicamente irrelevantes, las proteínas son quizás críticas para la salud del ecosistema del arrecife y su capacidad de respuesta al estrés.


Las proteínas foto o fluorescentes responsables de la fluorescencia, también conocidas comúnmente como pigmentos, son moléculas versátiles. En las aguas poco profundas, donde los rayos del sol son intensos, las proteínas actúan como una especie de protector solar para el arrecife de coral, reduciendo el estrés lumínico.


En aguas más profundas y oscuras, estas proteínas en algunos tipos de corales sirven para potenciar la luz. Todos los corales viven en simbiosis con algas que proporcionan energía a su huésped mediante la fotosíntesis. Las proteínas ayudan a aprovechar y canalizar la luz disponible, asegurando que incluso las algas de las profundidades de las células del coral puedan acceder a ella.


La cantidad de proteína fluorescente que produce un coral viene determinada por su genética y la intensidad con la que se expresan los genes. "Hay una gran variación en la producción de pigmentos entre individuos de la misma especie", explica Jörg Wiedenmann, director del Laboratorio de Arrecifes de Coral de la Universidad de Southampton (Reino Unido). "Uno puede tener una fuerte fluorescencia mientras que el otro produce poco o ningún color". Un coral con una biofluorescencia espectacular puede crecer más lentamente que su vecino menos colorido en condiciones normales, ya que gasta más energía en la producción de proteínas fluorescentes, pero puede tener una ventaja cuando se ve sometido a la luz solar.


La fluorescencia marina existe en una variedad de organismos marinos, en aguas templadas y tropicales. Si las funciones de las moléculas fluorescentes se conocen ahora relativamente bien en los corales, no puede decirse lo mismo de su finalidad en los peces. "Pero está claro que la fluorescencia desempeña un papel importante en la vida de algunos peces", afirma Nico Michiels, ecólogo de la Universidad de Tubinga (Alemania), con la advertencia de que los datos son todavía limitados y preliminares. Los biólogos han descubierto que algunos peces tienen filtros amarillos en los ojos, lo que parece apoyar la teoría de que la biofluorescencia es mucho más que un bonito subproducto.


El equipo de Michiels examinó cientos de especies de peces en busca de fluorescencia y descubrió distintos patrones. Las especies más pequeñas son más propensas a la fluorescencia que las grandes. También existe una fuerte correlación entre un estilo de vida muy camuflado y una fluorescencia brillante. Los depredadores de emboscada, como el pez piedra y el pez escorpión, son buenos ejemplos: los patrones rotos de fluorescencia de estos peces pueden ayudarles a mezclarse con un fondo de arrecife fluorescente. En algunas especies con claras diferencias de aspecto entre machos y hembras, la fluorescencia también parece desempeñar un papel en la atracción sexual.


Los peces pequeños que viven en bancos también pueden utilizar la fluorescencia roja en su región ocular para la comunicación de corto alcance. La luz roja no viaja mucho bajo el agua, por lo que peces como el gobio de ojos rojos pueden comunicarse dentro de un enjambre sin atraer la atención de los depredadores. El pez rana peludo, de la familia del rape, tiene proteínas fluorescentes en su señuelo, lo que puede ayudar a atraer a presas incautas. Y los científicos sospechan que algunos peces emiten fluorescencia para que su luz se refleje en los ojos de sus presas, facilitando la localización de la posible comida.


Las especies muy camufladas suelen clasificarse como datos deficientes para el riesgo de extinción porque son muy difíciles de encontrar. Pero el biólogo marino belga Maarten De Brauwer, de la Universidad de Leeds (Reino Unido), estudió cientos de peces en las costas de Indonesia, la isla de Navidad y las islas Cocos, y descubrió que el 87% de las especies consideradas crípticas utilizan la fluorescencia. Inspirado por el trabajo de los científicos especializados en corales que han utilizado luces azules para detectar nuevas colonias de coral muy pequeñas, estudió si las luces azules podían ayudar a los investigadores a localizar y contar especies difíciles de encontrar, como el diminuto caballito de mar pigmeo. "Pudimos encontrar el doble de caballitos de mar con luces azules que en condiciones normales de estudio", afirma. "Como la biofluorescencia es omnipresente en las especies crípticas, la luz azul parece una herramienta muy útil para estudiar animales que de otro modo se pasarían por alto".


Queda mucho por descubrir sobre la fluorescencia en la vida marina, pero equípese con una luz azul y sus propios filtros amarillos y podrá verlo por sí mismo.


La mayoría de las 83 especies crípticas que el biólogo marino Maarten De Brauwer y su equipo han documentado con fluorescencia son depredadores, como el pez escorpión de flecos, que caza peces y crustáceos más pequeños. Este ejemplar en concreto se encontró en el Mar Rojo de Egipto.


El diminuto gobio de ojos rojos se encuentra en pequeños grupos nadando alrededor de los corales de Acropora y alimentándose de zooplancton. El pez tiene ojos brillantes y fluorescentes, que pueden permitirle comunicarse de forma encubierta con otros miembros del grupo. Este gobio en particular nadaba en el Mar Rojo.


Los tentáculos fluorescentes de esta anémona filipina iluminan al pez anémona rosa que la habita y pueden atraer a presas planctónicas para que la anémona se alimente de ellas.



Una toma con lente gran angular de un arrecife de coral en Anilao (Filipinas), iluminado con luz azul por la noche, muestra los pigmentos fluorescentes. En aguas poco profundas, los corales duros presentan una fluorescencia verde o amarilla, mientras que las esponjas y los corales blandos suelen presentar fluorescencia rosa y roja. Los equinodermos, como esta estrella de las plumas que se alimenta en la corriente, pueden presentar fluorescencia, pero aún se desconoce la razón por la que algunos individuos lo hacen.



Un arrecife de coral en Dauin, Filipinas, deslumbra con el color.



El pez lagarto grácil tiene una fluorescencia desigual que podría ayudar a mezclarse en el fondo irregular donde se encuentra a la espera de pasar pequeños peces presa. Fotografiado en la isla Apo, Filipinas.



Las anémonas tubulares yacen enterradas bajo la arena durante el día. Son difíciles de fotografiar ya que ambos son sensibles a la luz y a las ondas de presión de un buceador que se aproxima. La fluorescencia verde más fuerte en esta imagen rodea la boca de la criatura, pero sus tentáculos punzantes tienen manchas verdes que pueden atraer a su presa planctónica. Fotografiado en la isla Apo.



Una estrella de mar azul, que no es fluorescente, se encuentra en la parte superior de un coral duro de color verde brillante y amarillo en un arrecife en Dauin.



No se sabe por qué los rinóforos, las branquias, las piezas bucales y el margen de este nudibranquio Nembrotha kubaryana son fluorescentes, pero los pigmentos podrían servir para anunciar su naturaleza tóxica a los posibles depredadores. Fotografiado en Dauin.



Una langosta escurridiza que atrapa gusanos marinos y larvas de peces destaca en la superficie de un coral duro fluorescente de colores vivos en Dauin.



La viva fluorescencia de los tentáculos de una anémona destaca sobre las oscuras arenas volcánicas de Dauin.



El caballito de mar espinoso se encuentra a menudo con la cola enrollada alrededor de esponjas o brotes de algas. Este individuo, fotografiado en el estrecho de Lembeh (Indonesia), presenta una fluorescencia roja mientras caza por la noche. No todos los individuos presentan fluorescencia.



Los pólipos de punta rosa de este coral de Dauin se extienden por la noche para capturar plancton que complemente los azúcares que el coral recibe de las algas fotosintéticas que viven en el interior de sus tejidos.



 

La nota originar en idioma inglés esta disponible en este enlace:

The Hidden Light Show Below (https://www.hakaimagazine.com/videos-visuals/the-secret-light-show-below/)

231 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo