Conociendo mejor las cianobacterias

Actualizado: 18 jun 2021


cianobacteria acuario marino

La semana pasada y los días que van de esta, coincidencia o no, me ha llamado poderosamente la atención la buena cantidad de consultas sobre cianobacterias que me han llegado y ello me ha motivado a presentarles esta corta nota como complemento del video que tengo sobre este tema en el Canal de YouTube y donde abordo con mayor profundidad el tema. Por si no han visto el video se los comparto al final y creo que esta nota será una buena guía para entenderlo mejor.


Sin duda el tema de las plagas o algas indeseables siempre será un tema de conversación y encontraremos en los foros y grupos diferentes abordajes para resolver los inconvenientes, unos con buen fundamento, otros anecdóticos y algunos erróneos o contradictorios, pero siempre dados de buena fe por una comunidad que quiere apoyarse. Espero con esta nota contribuir al mejor entendimiento y buenas prácticas respecto del manejo de las cianobacterias.


Aunque ya lo sabemos, pero para no pecar de confiado, debo recordar para el correcto abordaje y entendimiento que las cianobacterias no son un alga, aunque por costumbre nos refiramos a ellas como tales.


Este organismo que tiene la capacidad de realizar fotosíntesis (uso de luz, agua y CO2 para producir su energía) no es una alga, es una bacteria y por tanto las recomendaciones para resolver el problema de estas a base de tratamientos para algas no tendrá un buen puerto.


Ahora, ¿por qué algunos métodos de control funcionan y otros no?

Ello se debe a que no tratamos con un único tipo de cianobacterias; existen al menos 2000 especies diferentes y respecto de las marinas se pueden contar unas 250 donde las del género más abundantes son la Anabaena (de reproducción asexual y autótrofa), la Nodularia (una cianobacteria filamentosa, ¡sí tipo pelo que se puede confundir con dinos! y que fija nitrógeno y tiene cianotoxinas), la Oscillatoriales (otra ciano filamentosa), la Merismopediacea (una ciano verde azulada, de reproducción asexual), la Microcoleus y así sucesivamente hasta llegar a aquellos 250 géneros que a su vez incluyen diferentes especies.


cianobacteria acuario marino

Tan amplia variedad implica diferentes resistencias y habilidades para sobrevivir. Adicionalmente a ello debemos sumarle una altísima variabilidad y disposición a mutar dentro de la especie y por ello la clasificación taxonómica a base de la secuenciación biológica molecular está en constante cambio.


En resumen, su amplia variabilidad le permite a las cianobacterias adaptarse de forma rápida y adecuada a su hábitat. Ahora a lo anterior súmele que cada acuario tiene condiciones microbiológicas muy diferentes por lo que la experiencia de un acuarista no siempre será reproducida a otro acuario. Para un acuarista puede representar un pequeño brote, pero para otro densos mantos. Para un acuarista no ser un problema y para otro un dolor de cabeza pues las cianos SIEMPRE estarán latentes en un acuario, pero en uno puede ser un problema y en otro no.


Como he apuntado en mi video del acuario maduro (puedes verlo AQUÍ ) y cuyo capítulo final será este sábado, existe mucha diferencia entre un acuario joven y uno maduro, e incluso, diría yo, entre uno maduro y otro maduro bien administrado. Entre todos estos existe un microcosmos más diverso y abundante o menos diverso y abundante. En la medida que este sea más diverso, abundante y en equilibrio, como se explica en estos videos que les invito a ver, cada organismo cumple un rol y cuando se pierde ese equilibrio, o no se ha alcanzado el mismo, como sucede en el acuario joven o recién ciclado, surgen perturbaciones en el ecosistema que pueden provocar aumentos repentinos de biomasas: dinos, algas de pelo, diatomeas, cianos, etc.


Cuando las cianos se salen de control porque se pierde el equilibrio, o no se ha alcanzado como en el acuario joven, se reproducen a gran escala y por otro lado estas bacterias se mantienen unidas formando los mantos por medio de hilos de azúcar y proteínas y por ello es por lo que vemos esos mantos que cubren el sustrato, las rocas o ahogan los corales y recuerden, algunas de ellas pueden producir cianotoxinas.


Por lo anterior, las cianobacterias no son solo un problema estético, sino que asfixian otros organismos (que dan la biodiversidad) que viven en las rocas y sustratos (no solo corales) y liberan fuertes toxinas, la cianotoxina.


cianobacteria acuario marino

Comprendido el enemigo con el que batallamos ¿cuáles son las opciones de control?


Lo primero es reiterar que no existe una única receta, por ello es que a algunos acuaristas les servirá una cosa y a otros puede que no, por lo que la prueba y error estará presente en su combate.


Mantener y lograr un microcosmo diverso, robusto y amplio que nos lleve un equilibrio y una amplia red trófica es la principal arma de combate por lo que cualquier acción que usemos para combatir las cianobacterias y que a su vez deteriore ese equilibrio o aumente el desequilibrio existente no solo no resuelve el problema, sino que lo puede aumentar, por lo que abordar las medidas correctiva con CALMA Y PACIENCIA, virtudes obligadas del acuarista, es muy importante.


La prevención, como conocemos en la mejor medicina, por tanto, las buenas prácticas que emprendamos para fomentar ese microcosmo más robusto es el principal paso para evitar la propagación de la ciano y su salida de control.


Aspirar los parches del sustrato o rocas apenas se vean será un segundo paso.


Debemos evitar el camino fácil de los antibióticos que no solo impactan el microcosmo de microbios que he referido, sino que dada la mutación de la cianobacterias estamos creando variantes más resistentes.


Dentro de la prevención no puede quedar fuera el control de nutrientes y evitar la sedimentación de estos en puntos muertos. Como explico en los videos del acuario maduro, particularmente en la primer entrega, una sobre oferta de nutrientes, sea de compuestos nitrogenados y fósforo debe evitarse (las cianos pueden almacenar fosfatos para su posterior uso o usar incluso el fosfato inorgánico).


Esta sobre oferta de nutrientes en el ecosistema son la principal causa para aumentos explosivos de cualquier biomasa indeseable. No es que ello sea un fenómeno propio de nuestros acuarios, lo mismo sucede en la naturaleza y causa por ejemplo las situaciones de marea roja.


Pero como dije, el exceso de oferta en nutrientes (fosfatos y compuestos nitrogenados: amonio, amoniaco, nitritos, nitratos, urea, aminoácidos) es la principal causa en nuestros acuarios, pero no la única.


La ciano puede surgir incluso con un desbalance, con un rompimiento del equilibrio de nitrógeno y fósforo y no solo por un exceso de oferta, así como por situaciones que involucran el carbono orgánico e inorgánico como señalaré adelante.

 
 

Consideraciones personales:

Primero, cada día me convenzo más que la causa decisiva para el establecimiento de problemas recurrentes de cianobacterias y otros problemas (como los dinoflagelados y algas tapetantes o de pelo) es la falta de competencia de otros microorganismos que se traducen en competencia por los nutrientes y en este sentido el uso de bacterias desde las del ciclo del nitrógeno, de las que se alimentan de limos, las púrpuras no sulfurosas, de fitoplancton y zooplancton vivo, de organismos detritívoros, del equipo de limpieza, hacen diferencia si los promovemos o no.

También son deseables otros organismo de los cuales no tenemos control ni productos para introducirlos y solo el tiempo los establece y hace que se multipliquen en el acuario como los hongos, protozos, e incluso las bacteriófagos que son virus que se alimentan selectivamente de ciertas bacterias, como las cianos y toda la demás infauna que habita el sustrato y las rocas.


Segundo, especial consideración quiero hacer con respecto al uso de productos que introducen al acuario una fuente de carbono (nopox, vodka, vinagre, azúcar, etc) que se proponen como solución pues al agregar carbono orgánico al acuario fomentamos la reproducción de bacterias y ello nos lleva a un aumento de densidad de estas bacterias heterótrofas que se alimentarán de los compuestos nitrogenados y fosfatos del acuario y por tanto creamos un aumento de competidores por los recursos que consumen las cianobacterias.


Pero ¿solo las bacterias heterótrofas nitrificantes se alimentan con esta fuente de carbono orgánico? (Veamos el tema del carbono y las cianobacterias).


Claro que no, también las cianobacterias se benefician del uso de fuentes de carbono orgánico como el nopox, vodka, azúcar, vinagre, etc. Las cianobacterias también incorporan los compuestos orgánicos del entorno para su alimentación y generación de energía como glucosa y como aminoácidos y así logran ser más competitivos.


Es por ello por lo que personalmente no recomiendo el uso a ciegas de carbono orgánico en el acuario (fuera de lo que ya he apuntado en otras notas sobre el efecto de este en el holobionte coralino). El uso del carbono orgánico solo lo recomiendo bajo los resultados de un test N DOC de Triton y por supuesto, por lo también señalado, ante una situación de cianobacterias se debe suspender el uso de aminoácidos que son una fuente de nitrógeno y carbono.


El consumo de carbono orgánico les permite a las cianobacterias seguir sobreviviendo aún sin poder hacer fotosíntesis como principal fuente para crear su energía.


Finalmente, la cianobacterias también pueden usar el carbono inorgánico y recordemos que el carbono inorgánico atmosférico en forma de CO2 es la mayor fuente de carbono del planeta y los dos sumideros más importantes de CO2 son la absorción por el océano y la fotosíntesis realizada por organismos autótrofos, por ello preocupémonos por tener un buen pH en el acuario removiendo el CO2 tanto de la columna de agua como de nuestras habitaciones. Para conocer más del tema los invito a leer la nota sobre si nuestros acuarios marinos respiran y exhalan


Tercero, con el mayor respeto para todo acuarista que busca la vía rápida de usar antibióticos para tratar la cianobacterias, no puedo más que decir que es una práctica absolutamente errónea y poco informada. No solo porque estas crean resistencia por su uso, sino porque el agua del acuario luego termina en nuestro medio ambiente con los cambios de agua que hacemos, lo que implica un peligro para la salud de las personas por la resistencia que van creando las bacterias en nuestro entorno y luego, finalmente, porque los antibióticos que actúan sobre las bacterias gramnegativas no diferencian entre bacterias beneficiosas y dañinas que habitan el acuario.


En el blog de Mi Arrecife si algo hemos hecho es un esfuerzo en demostrar el gran papel y rol fundamental que cumplen las bacterias para el éxito de nuestro pasatiempo y la buena vida de nuestros organismos por lo que las prácticas que atenten contra estas deberían dejar de usarse.


Cuarto, la calidad de la sal sí importa, así como también tener en correcto valor los oligoelementos y ello solo un test de ICP nos lo dice. No en pocos casos he observado problemas de cianobacterias en acuarios con nutrientes controlados y todo a simple vista normal, pero en común estos casos tienen que el acuarista presenta algunos años de tener el acuario y nunca ha realizado un análisis ICP que le diga cómo están sus elementos menores y trazas que son fundamentales para que exista esa mayor biodiversidad en el acuario pues son elementos que son usados por la actividad metabólica o bien para coadyuvar en lograr la energía para el organismo.

El simple cambio de agua no es suficiente, pues los elementos que se consumen solo se reponen en la proporción del cambio (partiendo que la sal tenga un balance iónico con el agua de mar). Es decir, si por el transcurso de los meses y años tenemos un elemento ya agotado o ya fuera de un valor aceptable en el acuario, el cambio de un 20% de agua solo repone ese elemento en un 20%, pero es lógico que si ha venido agotándose el elemento es porque su consumo es mayor que la reposición del cambio parcial de agua y solo un cambio del 100% de agua podría resolver su agotamiento o depilación, o bien que se haga un análisis de ICP para saber cuánto tenemos que reponerlo para dejarlo en valor aceptable nuevamente.


cianobacteria acuario marino

Finalmente: ¿Cómo resolver mi problema de cianobacterias si ya lo tengo?

  • Nutrientes en balance y controlados

  • Mejorar el sistema de filtración, desde el uso de agua filtrada por RODI, flujos internos de agua adecuados para evitar sedimentación de detritos y exportar nutrientes, uso de medias o perlón, skimmer, capturar nutrientes por ATS, refugios, reactores de fosfatos o nitratos.

  • Mejorar intercambio gaseoso, evitar la acumulación de CO2 en la habitación por medio de buena ventilación.

  • Bajar la temperatura a 75ºF (23.8ºC) para ralentizar el metabolismo de los organismos mientras tengamos el problema de ciano (existen variedades de cianobacterias que en menos de dos horas ya sea han duplicado)

  • Hacer cambios de agua, entre más joven o recién ciclado el acuario, mayor frecuencia y volumen de cambios.

  • pH adecuado y buen ORP (el uso de agua oxigenada, nanoburbujas, ozono para ayuda a mejorar ese redox para una mayor presencia de oxidantes es una buena herramienta. Las investigaciones sugieren que a la cianobacteria no le gustan las aguas ricas en oxígeno, el cual es uno de los principales oxidantes para mejorar el redox).

  • Uso de alimentos de calidad y no sobrealimentar.

  • No abusar del uso prolongado y de intensidades de longitudes de luz roja, cambiar los T5 cuando cumplen su periodo de vida.

  • Sifonear y dar mantenimiento al sustrato y remover los parches de ciano visibles.

  • Aumentar la competencia de otros microorganismos y por tanto mejorar la poblaciones de bacterias (sin usar de carbono orgánico) desde las del ciclo del nitrógeno, a las que se alimentan de limos -dinámica detrítica-, introducir bacterias púrpuras no sulfurosas.

  • Si el acuario es joven o recién ciclado HABRA CIANOBACTERIA VISIBLE en algún o algunos momentos, se quiera o no.

  • Dosificar frecuentemente fitoplancton y zooplancton vivo vivo de calidad, cuidar que el medio dónde viene el plancton no sea de mala calidad y por tanto cargue el acuario con más compuestos nitrogenados y fosfatos de los necesarios.

  • Mantener un equipo de limpieza robusto que no solo se alimente de detritos sino también de cianobacterias como los ermitaños cebra, patas azules, scarlet, caracoles astreas.

  • Fomentar y cuidar el desarrollo de la infauna.


Personalmente considero que la clave del éxito radica en un enfoque natural basado en competencia de organismos por los recursos usados por las cianobacterias y por otro lado fortalecer permanentemente la microfauna. Sea hagamos un acuarismo menos enfocado en el individualismo de los parámetros y pasemos a una visión más holística como he apuntado en notas anteriores.



1495 visualizaciones3 comentarios