10 Errores comunes del acuarista

Actualizado: 26 ene 2021


No tenemos 7 pecados capitales pero sí 10 errores comunes

A finales de diciembre de 2012 mi acuario que había instalado, también a finales de diciembre, pero del año 2000 sufrió un colapso total que me obligó a iniciar de cero. En aquellos años iluminaba mi acuario con cuatro pantallas o lamparas de MH de 400W cada una, 1600W en total y quienes han usado estos bombillos conocen muy bien el increíble calor que producen por lo que mi acuario debía usar un chiller y como siempre sucede, estando de vacaciones el chiller falló y cuando llegué de vacaciones prácticamente todo se había cocinado por el calor, la desmotivación fue tal que así como encontré el acuario, así pasó casi todo el año hasta que en la navidad de 2013 recibí un ultimátum, la pone a andar o lo quita (tengo mi acuario en la sala de la casa)


Envié a reparar el chiller y empecé de cero, pero inexplicablemente todo pez o coral que ingresaba se moría, incluso 7 meses después de montada, los corales morían casi de inmediato y los peces algunas semanas semanas después.


En algún momento me acordé del chiller y consulté en el taller de aire acondicionado que lo reparó qué habían usado en su reparación, la respuesta, cobre, bingo! la serpentina de titanio que tenía el chiller y que tenía perforaciones por el desgaste de los años había sido sustituida por una de cobre.


Quienes ya tenemos algunos años en este pasatiempo hemos visto pasar una buena cantidad de agua, errores, debajo del puente e incluso aún los seguimos cometiendo por confiados, por pereza o ignorancia.


Mantener un acuario marino conforme nos hacemos más expertos es fácil, aún cuando hay muchas cosas involucradas, el conocimiento y experiencia nos permite llevar de buena manera el acuario, pero cuando se inicia hay toda una curva de aprendizaje por la que se debe pasar y con duros momentos, muchos errores durante esa curva hacen que una buena cantidad de aficionados se desanimen y abandonen el pasatiempo.


Como la mayor cantidad de estos errores los cometemos durante esa curva de aprendizaje, hoy he querido hacer un recuento de los que estimo más frecuentes para que sean evitados por quienes inician y por quienes aún no han tropezado, como yo lo hice, con esa piedra.


Veamos cuáles son los 10 errores más comunes que estimo se pueden dar y por supuesto agradeceré que ustedes en los comentarios sigan agregando otros para que los nuevos acuaristas sepan qué deben evitar.





Número 1, en solitario y se lleva las palmas como dirían mis amigos españoles: Ir demasiado rápido, en este pasatiempo las cosas no suceden de la noche a la mañana, así como no podemos pretender que un bebé se haga adulto de un día a otro nuestros acuarios y nuestros organismos necesitan tiempo. El acuario requiere tiempo para madurar, no hay fórmulas mágicas, se requiere tiempo para desarrollar toda una red de organismos que nos dan un acuario estable y ello no se puede acelerar. Los organismos necesitan tiempo para aclimatarse y desarrollarse y ello requiere tiempo.



No se puede ir a la tienda, comprar el acuario, las luces y los peces y creer que mañana tendremos un acuario robusto y sobrelleve los problemas de buena forma. Las cosas en nuestro pasatiempo no suceden de la noche a la mañana, si no tenemos disciplina y paciencia cometeremos muchos errores.


.

Dos, introducir muchos peces. No solo porque el ecosistema sea frágil en su primer año, sino porque aunque el ecosistema los aguante habrá más agresiones entre organismos que están hacinados, más desechos que comprometen constantemente la calidad del agua, tendremos peces sobreviviendo y no viviendo, mayor intensidad y cantidad de enfermedades. No es suficiente que el acuario procese el amoniaco por más cantidad de peces que tengamos, el hacinamiento supone menos espacio disponible y cada especie requiere un mínimo de espacio definido por su evolución, por sus necesidades y nosotros no podemos cambiar eso. Así como cualquier hacinamiento de personas crea problemas de convivencia y sanitarios, los peces y corales sufren igual suerte con el mismo, la calidad de agua con hacinamiento será muy difícil de mantener y si se logran será sumamente frágil. Nuestros peces y corales no merecen sobrevivir para nuestra complacencia, merecen vivir en las mejores condiciones posibles.


Recordemos que los peces son los principales contaminadores en un acuario y si queremos tener mucho más peces, pues compremos un acuarios más grande y si el presupuesto no lo permite, que no sean los peces los que tengan que pagar.



Recuerda que hay peces que crecen muy rápido, un cirujano azul (Paracanthurus hepatus) se puede conseguir en las tiendas en una talla tan pequeña como un par de centímetros, pero ese pez fácilmente alcanzará los 15 centímetros en corto tiempo, así como no vivirías permanentemente en dos metros cuadrados, no pongas a tus peces a sobrevivir. Hoy más que nunca debemos demostrar que nuestro pasatiempo y quienes lo formamos somos acuaristas responsables.


Tres. Sobrealimentación: No por nada la gula es el segundo pecado capital, los acuaristas tendemos a sobrealimentar nuestros peces y con menos frecuencia nuestros corales. Es más factible tener problemas causados por sobrealimentación que por falta de alimentación. No solo por el deterioro en la calidad de agua, sino porque también potenciamos la formación de pestes, sean de algas indeseables u otros organismos como gusanos de fuego, vermétidos, hidroides que se salen de control por el exceso de comida "tirada" en el acuario.


No porque los peces se vuelven locos cuando les damos de comer es porque tienen hambre, ese es su instinto natural, procurar un trozo de comida antes de que se lo quiten o ser depredado por un puez mayor.



Un pez no va a morir porque un día no coma, pueden pasar un tiempo sin comer, es mejor alimentar poquito varias veces al día y no una o dos veces mucha cantidad. Luego la alimentación debe ser nutritiva y ello va a variar de especie en especie. Claro que un cirujano amarillo (Zebrasoma flavescens) o un Kole (Ctenochaetus strigosus) si le damos mysis se lo comerá, irá rápidamente detrás de ese congelado ¿pero es bueno?.


Los intestinos y estómago de estos peces están preparados para consumir algas y las bacterias en su estómago, su flora intestinal se ve comprometida con el Mysis. Muchos cirujanos incluso los podemos ver muy gordos con estos alimentos, pero lejos de estar bien están mal, ya que están gordos por estreñimiento. Cada especie tiene su nutrición adecuada que debemos conocer para alimentarlos correctamente y también no sobre alimentarlos. Busquemos calidad de comida y no cantidad.



Cuatro. Filtración incorrecta o deficiente. Los desechos no solo deben ser transformados por nuestra filtración biológica, sino que también deben ser exportados, por ello los flujos de agua son parte importante en el rol de filtración evitando que queden puntos muertos donde se acumulen los desechos y por otro lado, llevando los desechos al rebosadero para que la filtración mecánica de las medias y el skimmer saque del acuario esos desechos orgánicos antes de que se degraden y la calidad de agua se vea comprometida.



Por supuesto los refugios cumplen un gran trabajo en mejorarnos la calidad de filtración. Si han realizado snorkel o buceo en un arrecife tendrán idea de la fuerza de las corrientes de agua. Personalmente prefiero varias bombas a una sola (de hecho tengo 8) y el único modo de su programación es el aleatorio y la potencia siempre la misma las 24 horas. Nunca he visto un arrecife natural que no tenga un caos completo de corrientes de agua.


Quinto. Diagnósticos erróneos de enfermedades y plagas. Estos malos diagnósticos comprometen el abordaje correcto de la solución al problema. Ich que resultó ser velvet perdiéndose un tiempo fundamental que el velvet no perdona, diatomeas que eran dinos, dinos que no eran dinos sino algas tapete café (turf) o isopodos que eran planarias.





Sexto. Abusar de los medicamentos, alguicidas y aditivos. La solución más fácil no siempre es la correcta, el abuso del antibióticos y de los alguicidas es terrible en nuestro pasatiempo. El abuso de aminoácidos y el carbono orgánico son usados como soluciones mágicas para reducción de nitratos y mejorar coloración y su uso abusivo conlleva un precio en la salud del ecosistema.


También cometemos el error en dosificaciones, si nuestro acuario de 1 metro por 50 centímetros de alto y ancho decimos que tenemos un acuario de (100x50x50) 250.000 centímetros cúbicos (1 cm³ = 0.001 litro) o 250 litros (regla de tres) pero ese volumen del acuario es si estuviera lleno hasta su borde, a punto de derramarse, cosa que nunca es así y además debemos quitarle el espacio de arena, rocas e incluso de corales y peces si son significativos, así que para este ejemplo no tenemos un acuario de 250 litros sino de menos por lo que las dosificaciones deben ajustarse a la realidad, al volumen neto de agua y no al volumen teórico.





Séptimo. Comprar organismos incorrectos. Sea por agresivos, venenosos o porque requieren condiciones especiales. Cuando vamos a una tienda muchas veces compramos por impulso, nos gusto un pez y lo compramos sin haber consultado si es agresivo, que tanto crece, si requiere de una alimentación especial, cuanto daño me puede causar en el acuario, si es un pez seguro para el acuario de arrecife y lo mismo si es un coral, ¿tengo espacio para una galaxea fascicularis? es una gorgonia no fotosintética, etc.





Ocho. Compra organismos incompatibles. Hay organismos incompatibles aunque no sean peligrosos o venenosos, pero sus hábitos alimenticios o de temperamento los hacen incompatibles. Por ejemplo peces que se alimentan de corales, camarones que se alimentan de estrellas que tenemos en el acuario o bien, peces que no permiten tener más de un macho por acuario o más de una especie por acuario. En mi caso tengo un melanurus ya grande y he aprendido que no hay forma de ingresar un camarón que en menos de 15 segundos no se convierta en alimento u otro lábrido que no termine muerto.





Nueve. Comprar organismos enfermos. Lastimosamente de todo existe en la viña del señor, hay tiendas que prefieren hacer clientes y otras que solo les importa hacer ventas bajo cualquier forma. Y acuaristas que por falta de estudiar y crear conocimiento no sabe cómo distinguir organismos enfermos. Corales con plagas o algas indeseables, peces mantenidos en cobre o en baja salinidad (por algo se hace!), peces con ojos opacos, asustadizos, aletas rotas, estómagos undidos, nado errático, etc son organismos que debemos evitar. Recuerda que muchas tiendas tienen sus baterías de acuarios unidos a un mismo sistema de filtración por lo que los problemas de un acuario se trasladan a todos los demás acuarios de ese sistema.





Diez. El cuarto pecado capital es la pereza y en nuestro caso mantenimientos deficientes, dejar las cosas para mañana, nuestro acuario es un ecosistema cerrado y depende de nuestra intervención, cambios de agua, medición de parámetros, podar la chaeto del refugio y corales, limpiar cristales y sustrato, dar comida, reponer agua evaporada, limpiar la copa de skimmer y las medias, reponer elementos, inspeccionar peces y corales, etc. Tenemos muchas tareas rutinarias que deben hacerse, sí o sí, no hacerlas o posponerlas traen consecuencias negativas.


El error número 11 es querer lavar la copa del skimmer en el baño de tu señora o en la cocina

No olvides dejar tus aportes de errores comunes, juntos es que crecemos como acuaristas responsables.