Parámetros Óptimos para el Acuario de Corales de Arrecife:por Randy Holmes-Farley

Actualizado: 4 nov 2020


Desde hace un buen tiempo tenía pospuesto un proyecto para entregarles pero por falta de tiempo no se había podido, pero bueno, se han aprovechado las vacaciones de fin de año y ha coincidido con este inicio de año donde muchos acuaristas, como toda persona, tienen sus nuevos propósitos para este año que inicia, varios de mis conocidos en sus nuevos propósitos para el acuarismo han señalado la necesidad de adquirir mejores y mayores conocimientos. En este renglón del conocimiento, el manejar y entender los parámetros químicos más importantes del acuario marino es fundamental para el éxito en este hobbie.

Mi Arrecife con la autorización y consentimiento, tanto de Randy Holmes, autor, como del administrador del sitio web Reef2Reef.com, revhtree (posts 113 y 114) nos han permitido traducir y compartirles en nuestro Blog el artículo “Optimal Parameters for a Coral Reef Aquarium: By Randy Holmes-Farley” (Parámetros Óptimos para el Acuario de Corales de Arrecife: por Randy Holmes-Farley) publicado por Holmes en el foro de química de Reef2Reef.

El artículo original en idioma ingles lo pueden acceder por medio del siguiente enlace: http://www.reef2reef.com/threads/optimal-parameters-for-a-coral-reef-aquarium-by-randy-holmes-farley.173563/


Parámetros Óptimos para el Acuario de Arrecife: Por Randy Holmes-Farley.

Uno de los roles principales de un acuarista con un acuario marino de corales de arrecife es asegurar que las condiciones sean correctas para los habitantes del tanque. Hay diferentes atributos del acuario que necesitan ser controlados, incluyendo luz, flujo de agua, temperatura y la concentración de diferentes químicos en el agua. Este artículo se enfoca en los temas de la química del agua, dando mis recomendaciones para varios parámetros químicos muy importantes en el acuario de arrecife.

La Tabla 1 muestra un sumario de algunos de los parámetros del agua más importantes para el acuario marino de corales.

La Tabla 2 muestra algunos parámetros menos críticos, o aquellos muy complicados para ser controlados por muchos acuaristas, pero sobre los cuales existen acuaristas con preocupaciones o preguntas.

El resto de este artículo proporciona la discusión racional y más, para cada uno de los parámetros indicados en estas tablas.

Algunos acuaristas han iniciado a enfocarse más en las mediciones de elementos traza (por ejemplo, aquellos presentes a muy bajos niveles, como el cobre y el hierro). Con la excepción de hierro, que tiene una larga historia de utilidad en la dosificación, no voy a entrar en este momento en estos otros elementos traza debido a que los métodos para medirlos y controlarlos no son tan simples como otros iones en este documento.


Tabla 1. Parámetros críticos a controlar en el acuario marino de corales.

La temperatura en celsius sería de 24. 4 a 28.3 (pero mi recomendación no es pasar de 27 ya que a mayor temperatura menos oxígeno en el agua y algunos corales se resienten a partir de los 27 celsius


Tabla 2. Otros parámetros en el acuario marino de corales que el acuarista puede querer controlar.

* Yo generalmente no recomiendo medir y controlar estos parámetros, pero si usted lo desea, estas son las referencias.


Parámetros Críticos Calcio (Calcium) Muchos corales usan el calcio para formar sus esqueletos, los cuales primariamente están compuestos de carbonato de calcio. Los corales obtienen la mayoría del calcio para este proceso del agua que les rodea.

Consecuentemente, el calcio frecuentemente se agota en el acuario que alberga corales de rápido crecimiento, alga calcárea (coralline algae), almejas Tridacnids y Halimeda (una macroalga que contiene carbonato de calcio). En la medida que el nivel del calcio cae por debajo de 360 ppm, progresivamente se le hace más difícil a estos organismos obtener suficiente calcio, así causando un retraso en su crecimiento.

Mantener los niveles de calcio es uno de los aspectos más importantes del cuido del acuario marino de corales. Muchos acuaristas marinos tratan de mantener los niveles naturales en sus acuarios (~420 ppm). No parece que aumentar la concentración del calcio sobre el nivel natural mejore el proceso de calcificación (por ejemplo, el crecimiento del esqueleto) in muchos corales.

Por estas razones, yo sugiero que el acuarista mantenga un nivel de calcio entre 380 y 450 ppm, aun cuando un nivel mayor no es un problema hasta que este sea tan alto que haga que el carbonato de calcio se precipite y se haga un problema. Acuaristas con una baja demanda pueden mantener el calcio con los cambios de agua, especialmente desde que algunas marcas de mezclas de sal tienen mayores concentraciones de calcio en ellas. Pero para la mayoría de los acuarios ya establecidos con crecimiento de corales duros y alga coralina, requerirán una suplementación de calcio, y en algunos casos, podrá necesitarse aditarla de forma diaria.

Yo usualmente sugiero usar un aditivo balanceado de calcio y alcalinidad para la rutina de mantenimiento. Los métodos balanceados más populares incluyen el agua de lima (kalkwasser), carbonato de calcio/reactores de dióxido de carbono y sistemas balanceados de calcio y alcalinidad de dos partes o tres partes. Si el calcio es agotado y necesita ser aumentado de manera importante, no obstante, estos métodos balanceados no son una buena opción ya que elevarán la alcalinidad demasiado. Para estos casos, agregar cloruro de calcio es un buen método para elevar el calcio en una sola corrección.


Alcalinidad (Alkalinity) Como el calcio, muchos corales también usan “alcalinidad” para formar sus esqueletos, que están compuesto primariamente de carbonato de calcio. Es creencia general que los corales ocupan bicarbonato, lo convierten en carbonato, y después usan ese carbonato para formar esqueletos de carbonato de calcio. Este proceso de conversión se muestra como:

HCO3- → CO3-- + H+ Bicarbonato → Carbonato + protón (que es liberado desde el coral) Para asegurarnos que los corales tienen un suministro adecuado de bicarbonato para la calcificación, el acuarista puede simplemente medir directamente el bicarbonato. El diseño de un test kit de medición para bicarbonato, es algo más complicado que uno para medir la alcalinidad. En consecuencia, el uso de la alcalinidad como un indicador alternativo para medir el bicarbonato está profundamente arraigado en el hobbie de acuarios de arrecife.

Así las cosas, ¿qué es la alcalinidad? La alcalinidad en el acuario marino es simplemente una medida de la cantidad de ácido (H+) requerido para reducir el pH a aproximadamente 4.5, donde todo el bicarbonato es convertido a ácido carbónico de la siguiente manera:

HCO3- + H+ → H2CO3

La cantidad de ácido necesitada es igual a la cantidad de bicarbonato presente, así que cuando se realiza una valoración de la alcalinidad con un test kit de prueba, lo que hacemos es contar el número de iones de bicarbonato presentes. No es, sin embargo, así de simple debido a que otros iones también toman el ácido durante la valoración. Tanto el boro y el carbonato también contribuyen a la medición de la alcalinidad, pero el bicarbonato domina estos otros iones ya que están en menos concentración que el bicarbonato. Así, sabiendo el total de alcalinidad es como sabemos cuánto bicarbonato está disponible para los corales. En cualquier caso, la alcalinidad total es el estándar que los acuaristas usan para este propósito.

A diferencia de la concentración de calcio, se cree ampliamente que ciertos organismos calcifican más rápidamente a niveles mayores de alcalinidad que aquellos que están a los niveles normales del agua de los océanos. Este hecho también ha sido demostrado en la literatura científica que ha mostrado que agregando bicarbonato al agua marina aumenta la calcificación de algunos corales. La posibilidad captura de bicarbonato puede consecuentemente convertirse en una limitante de crecimiento de algunos corales. Ello en parte puede deberse al hecho de que la concentración de bicarbonato externo no es muy grande, para empezar (en relación, por ejemplo, con la concentración de calcio, que es efectivamente alrededor de cinco veces mayor)

Por estas razones, el mantenimiento de la alcalinidad es un aspecto crítico en el buen manejo de los acuarios de arrecife. En la ausencia de suplementación, la alcalinidad caerá rápidamente conforme los corales usan la que está presente en el agua marina. El cambio de agua usualmente no es suficiente para mantener la alcalinidad salvo que exista poco proceso de calcificación. Muchos acuaristas de acuarios de corales tratan de mantener la alcalinidad a niveles iguales o ligeramente superiores a los que se encuentran presentes naturalmente en el agua marina, aunque exactamente qué nivel diferente puede aspirar el acuarista dependerá de los objetivos que tenga para su acuario.

Curiosamente, porque algunos corales pueden calcificar más rápido a niveles mayores de alcalinidad, y debido a la precipitación abiótica (no biológica) del carbonato de calcio en termostatos y bombas aumenta conforme la alcalinidad sube, la demanda por alcalinidad (y calcio) aumenta conforme aumenta la alcalinidad. Por ello generalmente un acuarista debe dosificar más calcio y alcalinidad CADA DIA para mantener una mayor alcalinidad (dígase, 11 dKH) que para mantener 7 dKH.

No es solo una única dosificación la que se necesita para aumentar y hacer la diferencia. De hecho, el proceso de calcificación se hace muy lento conforme la alcalinidad cae por debajo de 6 dKH y por ello raramente vemos que los acuarios de arrecife se encuentran muy por debajo de ese punto, incluso aun cuando no se dosifique: El proceso de calcificación natural prácticamente se detiene a ese punto.

De forma general, yo sugiero que el acuarista mantenga la alcalinidad alrededor de 7 – 11 dKH (2.5 y 4 meq/L; 125-200 ppm CaCO3 su equivalente). Muchos acuaristas que crecen sus corales SPS y que usan el Sistema de Nutrientes Ultra Bajos (ULNS) han encontrado que los corales sufren quemadura en sus puntas si la alcalinidad es muy alta o cambia mucho. No está del todo claro por qué sucede, pero esos acuarios están mejor conservados con una alcalinidad en el rango de 7-8 dKH.

Como mencionaba arriba, los niveles de alcalinidad superiores a los del agua natural de los mares incrementan la precipitación abiótica del carbonato de calcio en objetos calientes como termostatos y propelas de bombas, o incluso en las camas de arena. Esta precipitación no solo desperdicia el calcio y la alcalinidad que el acuarista cuidadosamente le adita, sino también incrementa el mantenimiento de los equipos y puede dañar la cama de arena, endureciéndola como un trozo de piedra caliza. Cuando una elevada alcalinidad impulsa esta precipitación, también puede deprimir el nivel de calcio. Un nivel de alcalinidad excesivamente alto puede por tanto crear consecuencias indeseables.

Yo sugiero que el acuarista adite usando sistemas balanceados de calcio y alcalinidad de algún tipo en su rutina de mantenimiento. El más popular de estos métodos balanceados incluyen el agua de lima (kalkwasser), carbonato de calcio/ reactores de dióxido de carbono y aditivos en sistemas de dos y tres partes.

Para rápidas correcciones de alcalinidad, el acuarista simplemente puede usar polvo de hornear (bicarbonato de sodio) o detergente de soda (carbonato de sodio) con buenos resultados. Este último eleva el PH así como la alcalinidad, mientras que el primero una pequeña disminución del PH. Mezclas también pueden ser usadas, y son lo que muchas empresas de suministros químicos del hobbie venden como buffers. Muy a menudo, el carbonato de sodio es el preferido ya que la mayoría de los acuarios se ayudan con un aumento del PH.


Salinidad (Salinity)

Hay diferentes formas de medir y reportar la salinidad, incluyendo sondas de conductividad, refractómetros, e hidrómetros. Estos típicamente reportan los valores de gravedad específica (el cual no tiene unidades) o salinidad (en unidades de ppt o partes por mil; aproximadamente corresponden al número de gramos de sal seca en 1 kilogramo de agua) mientras la conductividad (en unidades de mS/Cm, miliSiemens por centímetro) es algunas veces usado.

De manera sorprendente, los acuaristas no siempre usan las unidades que naturalmente corresponden a cada técnica de medición (gravedad específica para hidrómetros, índice de refracción para refractómetros y conductividad para sondas de conductividad) sino que las usan de forma intercambiable.

Para referencia, el agua natural del océano tiene un promedio de salinidad de alrededor de 35 ppt, correspondientes a una gravedad específica de 1.0264 y una conductividad de 53mS/cm. Con un rango frecuente de 34-36 ppt en los arrecifes, pero puede ser localmente más alta o baja por varias razones como la entrada de agua dulce por la salida de los ríos o por la evaporación de una laguna.

Hasta donde conozco, hay muy poca evidencia real de que mantener un acuario de arrecife a otros niveles diferentes de los naturales, sea preferible. Parece ser una práctica común mantener los peces marinos, y en muchos casos el acuario de arrecife, a un nivel ligeramente inferior la salinidad natural. Esta práctica se deriva, al menos en parte, de la creencia de que los peces están menos estresados a una salinidad reducida. No tengo idea si ello es cierto no, pero no he visto evidencia de que ello sea verdadero. Malentendidos sustanciales también han aparecido en el pasado entre acuaristas en cuanto a cómo la gravedad específica se relaciona con la salinidad y la densidad, especialmente considerando los efectos de la temperatura. Por ejemplo, la densidad del agua de mar es menos que la gravedad específica y las mediciones con hidrómetros de vidrio pueden requerir una corrección por temperatura, pero los nuevos instrumentos no necesitan que el acuarista realice correcciones. Consecuentemente, las recomendaciones para medidas de salinidad y gravedad específica antiguas pueden no referirse realmente a las mismas medidas que hacen hoy los acuaristas.

Mi recomendación es mantener la salinidad a los niveles naturales. Si hay organismos en el acuario de ambientes salobres con salinidad más baja, o provenientes del mar Rojo con mayores niveles de salinidad, seleccionar algo distinto de 35 ppt puede tener buen sentido. De lo contrario, yo sugiero apuntar a una salinidad de 35 ppt (gravedad específica = 1.0264; conductividad =53 mS/cm)


Temperatura (Temperature)

La temperatura impacta los habitantes del acuario de arrecife en una variedad de formas. La primera y principal, la tasa metabólica de los animales aumenta a medida que aumenta la temperatura. Ellos por consiguiente pueden utilizar o producir más oxígeno, dióxido de carbono, nutrientes, calcio y alcalinidad a mayores temperaturas. Esta mayor tasa metabólica puede también incrementar su crecimiento y la producción de desechos a temperaturas más altas.

Otro impacto importante de la temperatura es en los aspectos químicos del acuario. La solubilidad de gases disueltos como el oxígeno y dióxido de carbono, por ejemplo, cambian con la temperatura. El oxígeno en particular, puede ser de preocupación porque es menos soluble a mayor temperatura.

Entonces, ¿qué implica esto para los acuaristas?

En la mayoría de los casos, tratar de igualar el ambiente natural en el acuario de arrecife es un objetivo loable. Sin embargo, la temperatura puede ser un parámetro que requiere tener en cuenta consideraciones prácticas propias de un pequeño sistema cerrado que puede sufrir fallos eléctricos y atrapar organismos en pequeñas cantidades en aguas pobremente aireadas, algo que rara vez ocurren en un arrecife natural. Ver los océanos como una guía para fijar la temperatura en el acuario de arrecife también puede presentar complicaciones porque los corales crecen en una gama amplia de temperaturas. La mayor variedad de corales, sin embargo, se encuentran en aguas con temperaturas promedios entre los 83 y 86 grados Fahrenheit (28.3 a 30 celsius).

Durante el funcionamiento normal del acuario de arrecife, los niveles de oxígeno y la tasa metabólica de los habitantes del acuario no suelen ser temas importantes, y muchos acuarios de arrecife están bien con temperaturas bajas y medias de los 80 (26.6 Cº). Durante una crisis, como un fallo eléctrico, sin embargo, el oxígeno disuelto puede ser rápidamente consumido. Una temperatura baja no solo permite un nivel alto de oxigeno antes de la emergencia, sino también, permitirá un consumo despacio del oxígeno por medio de un lento metabolismo de los habitantes del acuario. La producción de amoniaco conforme los organismos empiecen a morir también será más lento con temperaturas bajas. Por razones como estas, uno puede tratar de escoger en un balance práctico entre temperaturas altas (incluso si los corales prosperan normalmente en el océano a esas temperaturas) y aquellas que son muy bajas.

Estas guías naturales dejan una gama bastante amplia de temperaturas aceptables. Yo mantengo mi acuario entre 80 y 81 grados Fahrenheit (26.6 a 27.2 Cº) durante todo el año. Estoy más inclinado por mantener el acuario más frío en el verano, cuando un fallo eléctrico puede calentar más el acuario y más caliente en invierno cuando el fallo eléctrico puede enfriarlo más. Teniendo todo esto en cuenta, yo recomiendo un rango de temperaturas entre los 76 y 83 grados Fahrenheit (24.4 a 28.3 Cº) salvo que existan razones muy claras para mantenerse fuera de ese rango. (NOTA de Mi Arrecife: mi recomendación es no pasar de los 27 Cº)

Un comentario adicional sobre la temperatura: tener una variación pequeña de temperatura no es necesariamente indeseable. Mientras una temperatura estable puede sonar como un atributo deseable, y en ciertos casos lo es, estudios han mostrado que los organismos están aclimatados para variaciones diarias de temperatura lo que los hace estar mejor preparados para lidiar con cambios inesperados de temperatura. Así, mientras que un organismo del acuario que normalmente experimenta solo 80 grados F (26.6 Cº). puede estar muy saludable, el mismo organismo adaptado a un rango de 78 a 82 grados F (25.5 a 27.7 Cº). puede manejar de mejor manera un accidente en el acuario que lleve la temperatura a 86 grados F. (30 Cº)


pH pH es una medida de las concentraciones de protones (H+ iones) e iones de hidróxido (OH) en el agua. Los acuaristas gastan una buena cantidad de tiempo y esfuerzo preocupándose y tratando de solucionar, problemas aparentes con el pH de sus acuarios. Algunos de estos esfuerzos están justificados, ya que verdaderos problemas de pH pueden llevar a una mala salud de los animales. En muchos casos, sin embargo, el único problema es con la medición del pH o su interpretación. Por otra parte, el mantenimiento de alcalinidad apropiado en el agua de los océanos permite asegurar que el pH sea aceptable, con sólo un par de excepciones que se discutirán a continuación.

Varios factores hacen que monitorear el nivel pH del acuario marino sea de utilidad. Uno es que los organismos acuáticos prosperan en un rango particular de pH, el cual varía de organismo en organismo. Por lo tanto, es difícil justificar la afirmación de que un rango particular de pH es “optimo” en el acuario para albergar varias especies. Incluso el pH del agua marina natural (8.0 a 8.3) puede ser sub óptimo para alguna de sus criaturas, pero se reconoció hace más de ochenta años que niveles de pH diferentes del agua marina natural (bajas hasta 7.3, por ejemplo) son estresantes para los peces. Hoy existe información adicional sobre los rangos óptimos de pH para diferentes organismos, pero los datos son inadecuados para permitir a los acuaristas optimizar el pH para la mayoría de los organismos que les son de interés.

Adicionalmente, el efecto del pH en los organismos puede ser directo o indirecto. La toxicidad de metales como el cobre y níquel para algunos organismos del acuario, como los mísidos y anfípodos, varía con el pH. Consecuentemente el rango aceptable de pH de un acuario puede diferir de otro acuario, incluso si contiene los mismos organismos, pero tienen diferentes concentraciones de metales.

Sin embargo, cambios en el pH afectan sustancialmente algunos procesos fundamentales que tienen lugar en muchos organismos marinos. Uno de estos procesos fundamentales es la calcificación, o deposición de esqueletos de carbono de calcio, que se sabe que dependen del pH, por lo general caen a medida que el pH cae. A un pH suficientemente bajo (algo por debajo de un pH 7.7) los esqueletos del coral pueden comenzar a disolverse lentamente. Usando este tipo de información, junto con la experiencia integrada de muchos acuaristas, podemos desarrollar algunas guías sobre lo que es un rango aceptable de pH para el acuario de arrecife, y qué valores empujan los límites.

El rango aceptable de pH para el acuario de arrecife es una opinión, más que un hecho claro, y sin duda variará con el que externe la opinión. Este rango puede también ser un tanto diferente del rango “óptimo”. Justificar qué es lo óptimo, ciertamente, es mucho más problemático que justificar lo que es simplemente aceptable, por lo que nos centraremos en lo último. Como meta, sugeriría que el pH del agua natural de mar, cerca de 8.2, es apropiado, pero los corales del acuario de arrecife pueden claramente tener éxito en un rango más amplio de valores de pH. En mi opinión, el rango de pH de 7.8 a 8.5 es un rango aceptable para el acuario de arrecife.

Es verdad que muchos acuaristas nunca miden el pH, y muchos que lo hacen no hacen nada con los resultados que obtienen. Esta falta de acción usualmente está bien, ya que la mayoría de los acuarios no caen naturalmente fuera de los rangos aceptables. El tiempo cuando es más importante por lo menos revisar el pH es cuando:

1- Cuando se usa aditivos con pH muy alto como el agua de cal (kalkwasser). En este caso, debe asegurarse de que el pH no supere los 8.55. A valores más altos, la precipitación del carbonato de calcio en las bombas puede llegar a ser excesiva. Cada aumento de 0.3 pH en el pH equivale aproximadamente a una duplicación del valor del calcio o de la alcalinidad en términos de probabilidad de precipitación del carbonato de calcio (porque el bicarbonato se convierte en carbonato a medida que el pH aumenta, conduciendo a la precipitación) el Acuario a menudo puede llegar a un pH que es lo suficientemente alto como para duplicar la tasa de precipitación debido al pH elevado, pero uno no suele ver acuarios con calcio o alcalinidad con el doble del valor normal que haga el pH alto un conductor para la precipitación.

2- Cuando el aire alrededor del acuario tiene un elevado nivel de dióxido de carbono, como en una nueva casa muy cerrada existe un pH bajo debido a que es común un elevado dióxido de carbono en el aire. Aunque puede ser muy útil asegurar que el pH se mantenga sobre 8.0, existen muchos excelentes acuarios con un pH que llegan al punto bajo de 7.8. Por debajo de ese valor, yo tomaría una acción más agresiva, como tener más aire fresco en la casa, rellenar con agua de cal (kalkwasser), traer una línea fresca de aire fuera de la casa al skimmer o poner un depurador (scrubber) de CO2 en la entrada de aire del skimmer


Magnesio (Magnesium)

La principal importancia del magnesio es su interacción con el equilibrio del calcio y la alcalinidad en los acuarios de arrecife. El agua natural de mar y el agua del acuario de arrecife siempre están sobre saturadas de carbonato de calcio. Es decir, los niveles de solución de calcio y carbonato exceden la cantidad que el agua puede retener en equilibrio. ¿cómo puede ser esto? El magnesio es una parte importante de la respuesta. Cuando el carbonato de calcio comienza a precipitarse, el magnesio se adhiere a la superficie creciente de los cristales de carbonato de calcio. El magnesio efectivamente obstruye la superficie creciente de los cristales de carbonato de calcio de modo que ya no se ven como carbonato de calcio, haciendo que ya no estén disponibles para adherir más calcio y carbonato de forma que la precipitación se detiene. Sin el magnesio, la precipitación abiótica (no biológica) del carbonato de calcio probablemente aumentaría lo suficiente como para prohibir el mantenimiento del calcio y la alcalinidad a niveles naturales.

Por esta razón, yo sugiero buscar las concentraciones de magnesio del agua de mar natural: ~1285 ppm. Para propósitos prácticos, 1250-1350 ppm, está bien, y niveles ligeramente fuera del rango (1250-1400) también son aceptables. Niveles más altos puede que estén bien, pero no hay razón para mantenerlos tan altos, con la posible excepción de tratar de matar el alga bryopsis con ciertos suplementos de magnesio (que puede trabajar debido a la impureza más que al magnesio por sí mismo). No sugeriría subir el magnesio en más de 100 ppm por día en condiciones normales, en caso de que el suplemento de magnesio contenga cualquier impureza tóxica Si necesitas aumentarlo por varios cientos de ppm, extender la adición durante varios días le permitirá alcanzar con mayor precisión la concentración deseada y posiblemente permitir que el acuario maneje cualquier impureza que el suplemento contenga (como amoniaco o metales traza)

Los corales del acuario y las algas coralinas pueden agotar el magnesio al incorporarlo en sus crecientes esqueletos de carbonato de calcio. Varios métodos de suplementación de calcio y alcalinidad pueden no entregar suficiente magnesio para mantener niveles normales. El agua de cal (kalwasser) por ejemplo, es bien deficiente en magnesio en relación con un esqueleto de coral. Consecuentemente, el magnesio se debe medir de vez en cuando, particularmente si los niveles de calcio y alcalinidad del acuario parecen difíciles de mantener. Los acuarios con excesiva precipitación abiótica de carbonato de calcio en objetos tales como termostatos y bombas pueden sufrir de bajos niveles de magnesio (junto con alto pH, calcio y alcalinidad). En general, el magnesio es usualmente agotado en aproximadamente el 10% de la tasa de consumo del calcio o un poco menos dependiendo de las criaturas en el acuario. Cualquier tasa de agotamiento que sea mayor es debido a errores en la prueba o test kit del magnesio o por cambios de agua con una mezcla que tiene una concentración de magnesio diferente del acuario.

Muchas personas nunca necesitan suplementar magnesio. Algunas mezclas de sal tienen alta concentración que nunca caerán por debajo de los niveles naturales, y algunos métodos de suplemento de calcio y alcalinidad, como los sistemas de dos partes, aditan suficiente magnesio para que este no disminuya.


Fosfatos (Phosphate) La forma “más simple” de fósforo en los acuarios de arrecife y en el agua natural de mar es el ortofosfáto inorgánico (H3PO4, H2PO4-, HPO4--, y PO4--- son todas formas de ortofosfáto). El ortofosfáto inorgánico es la única forma de fósforo que la mayoría de los test kits de pruebas miden, incluyendo el mal llamado Hanna “phospphorus” Checker. Casi ninguno de estos test kits miden fosfato orgánico, que está presente en proteínas, ADN y fosfolípidos.

La concentración de fosfato inorgánico en el agua de mar varía mucho de un lugar a otro, y también con la profundidad y la hora del día. Las aguas superficiales están agotadas de fosfatos en relación con aguas más profundas, debido a las actividades biológicas de los organismos en la superficie de las aguas que toma el fosfato. Las concentraciones típicas de fosfato en la superficie del océano son muy bajas respecto del estándar del acuario de arrecife, algunas veces tan bajas como 0.005 ppm.

La ausencia de esfuerzos específicos para minimizar el nivel de fosfato, hará que este se acumule y aumente en el acuario de arrecife. Este se introduce principalmente con los alimentos, pero también puede entrar con el agua de cañería y por algunos métodos de suplementación de calcio y alcalinidad. Rara vez se necesita mirar más allá de los alimentos como fuente primaria.

Si se le permite elevarse por encima de los niveles naturales, el fosfato puede causar dos resultados indeseables. Una es la inhibición de la calcificación. Es decir, puede reducir la velocidad a la que los corales y las algas coralinas pueden construir esqueletos de carbonatos de calcio, lo que puede atrofiar potencialmente su crecimiento.

El fosfato también puede ser un nutriente para limitar el crecimiento de las algas. Si al fosfato se le permite acumularse, el crecimiento de algas puede llegar a ser un problemático. A concentraciones inferiores aproximadamente de 0.03 ppm, la tasa de crecimiento de muchas especies de fitoplancton, por ejemplo, dependen de la concentración de fosfato (suponiendo que algo más no está limitando el crecimiento, como el nitrógeno o el hierro). Por encima de este nivel, la tasa de crecimiento de muchos organismos oceánicos es independiente de la concentración de fosfato (aunque esta relación es más complicada en un acuario de arrecife que contiene fuentes de hierro y/o nitrógeno como el nitrato por encima de los niveles naturales). Por lo tanto, disminuir el crecimiento de las algas controlando el fosfato requiere mantener niveles de fosfato muy bajos.

Por estas razones, yo recomiendo que el fosfato se mantenga a 0.03 o menos.

Si puede mantenerlo por debajo de 0.01 ppm le traerá beneficios sustanciales adicionales, pero ello dependerá del acuario específico; algunos acuaristas buscan esta meta usando diversas formas para exportar el fosfato. También es posible llegar a un fosfato muy bajo, lo que resultará en corales pálidos. En tal caso, se debe permitir que el fosfato aumente un poquito o proporcionar a los corales otros alimentos, puede ser muy útil. Por otra parte, hay otros pocos y excepcionalmente contados acuarios muy agradables con niveles altos de fosfatos (sobre 1.0 ppm). Exactamente cómo estos acuarios evitan los problemas que otros acuarios sufren por fosfatos altos es algo aún desconocido.

La mejor manera de mantener los niveles de fosfatos bajos en un acuario normal es por medio de la incorporación de alguna combinación de mecanismos exportadores de fosfatos como sería el cultivo y cosecha de macroalgas u otros organismos de rápido crecimiento, usando comida sin excesos de fosfatos, por medio de skimmers, usando agua de cal (kalwasser), materiales absorbentes de fosfatos como GFO (óxido férrico granulado, siempre color marrón o negro) y aditando carbón orgánico (por ejemplo, vodka, vinagre, biopellets, etc.) para promover el crecimiento de bacterias.


Amoniaco (Ammonia) El amoniaco (NH3) es producido por la mayoría de los animales del acuario de arrecife y otros habitantes del acuario. Desafortunadamente, es muy tóxico para todos los animales, aunque no es tóxico para ciertos organismos como algunas especies de macroalgas que fácilmente lo consumen. Los peces son dañados, así como algunas algas hasta en cantidades menores a 0.1 ppm

En un acuario de arrecife establecido, el amoniaco producido es usualmente eliminado rápidamente. Las macroalgas lo usan para hacer proteínas, ADN y otros bioquímicos que contienen nitrógeno. Las bacterias también lo consumen y convierten en nitritos, nitratos y gas nitrogenado (el famoso “ciclo del nitrógeno”). Todos estos compuestos son mucho menos tóxicos que el amoniaco (al menos para los peces), por lo que los residuos de amoniaco se “detoxifica” rápidamente en condiciones normales.

En algunas condiciones, sin embargo, el amoniaco puede ser una preocupación. Durante el armado inicial del acuario de arrecife, o cuando nueva roca viva o arena es agregada, se puede producir una abundancia de amoniaco que los mecanismos disponibles en el acuario no pueden eliminar con suficiente rapidez. En estas circunstancias, los peces corren un gran riesgo. Los niveles de amoniaco tan bajos como 0.2 ppm pueden ser peligrosos para los peces. En tales casos, los peces e invertebrados deben ser removidos a aguas más limpias, o el acuario debe ser tratado con un producto que atrape el amoniaco como Amquel o Prime.

Muchos acuaristas están confundidos por la diferencia entre amoniaco y una forma de este, que se cree es menos tóxica, el amonio. Estas dos formas se interconectan muy rápidamente (muchas veces por segundo), así que para muchos propósitos no son químicos distintos. Ellos están relacionados por la base ácida que se muestra a continuación:

NH3 + H+ ←→ NH4+ Ammonico + ion de hidrógeno (ácido) ←→ ion de amonio