¿Cuál es tu camarón o gamba?

Actualizado: 5 mar 2021



Como muchos de los organismos que tenemos en el acuario, ya sea por su belleza, por el rol que desempeñan en el ecosistema o por ambos, los artrópodos o crustáceos son una parte fundamental de la red trófica que debemos fomentar y consolidar.


Estos organismos se caracterizan por tener un cuerpo dividido en tres zonas, la cabeza, el tórax, que se pueden unificar en una región llamada cefalotorax y la tercer zona la constituye el abdomen.


Como apreciamos en la imagen poseen 5 pares de apéndices constituidos por 2 antenas, una mandíbula y dos pares de maxilas.



Los crustáceos están dotados de un exoesqueleto articulado que los recubre, los protege y les soporta el cuerpo. Este está compuesto por un carbonato llamado quitina y del que surge el nombre latín del crustáceo: “crusta” que significa costra y “aceum” que significa relación o naturaleza.


El caparazón del camarón contiene como componente principal entre 15 y 40% de quitina, proteína entre 20 y 40% y carbonato de calcio entre 20 y 50%. Por tanto no descuides los valores recomendados de calcio y alcalinidad del acuario.


Normalmente son organismos filtradores o detritívoros y su variedad es muy amplia así que en esta nota limitaré su alcance a los camarones comunes que podemos encontrar para nuestros acuarios.


Como nota aclaratoria para mis amigos de España, dada la costumbre en América no hago distinción entre gamba y camarón, aunque tengo muy claro que en España se les llama gamba a los camarones grandes y solo a los pequeñitos se les llama camarón.


Estos crustáceos pertenecen al Filo Arthropoda, Subfilo Crustacea, Clase: Malacostraca, Orden Decapoda e Infraorden Caridea que agrupa las gambas, quisquillas y camarones, aunque comúnmente también se le llama camarón a otros crustáceos que no son del orden decapodo como por ejemplo algunas especies de la subclase mysidacea.


En el Infraorden de los carideos hay más de 2.500 especies así que veamos los que son frecuentes en nuestro pasatiempo.


Como todos los crustáceos, los camarones deben mudar o cambiar su exoesqueleto para permitir su crecimiento, estas mudas en promedio se dan cada 15 a 20 días siempre que las condiciones del acuario sean las correctas. Durante el proceso de muda, una vez fuera de su exoesqueleto el camarón se hincha con agua para dilatar su nueva coraza de carbono de quitina antes de que endurezca y en este proceso el camarón regenera todas sus extremidades cortadas o perdidas.


En nuestro acuario fuera de su gracia son importantes por sus cualidades como parte del equipo de limpieza al ser buenos recolectores de “basura" o desechos orgánicos que pueden degradar la calidad del agua si no son removidos o procesados. Esta claro que no solo son buenos recolectores de desechos, sino que también prestan servicios de limpieza a los peces como el caso del Lysmata amboinensis o bien, nos ayudan en el control de plagas como la Lysmata wurdemanni que depreda sobre las Aiptasias o bien aportan sus larvas al plancton producto del desove y con ello logramos una mayor riqueza en nuestra red trófica de alimentación.


La falta adecuada de magnesio, yodo y estroncio en el acuario da como resultado una degradación de su exoesqueleto, y por supuesto también si el calcio y la alcalinidad no están en sus rangos.


El género Lysmata

Estos camarones pueden cambiar de sexo durante su vida, al inicio son machos, luego hembras. Los lysmata son hermafroditas, por tanto, de dos camarones que compremos en la tienda muy pronto formarán pareja, cambiando de sexo uno de ellos y se reproducirán. Los huevos los llevan entre las patas nadadoras de su abdomen, son de color verde y eclosionan durante la noche. Las puestas de huevos se dan cada 3 o 4 semanas por lo que aportan un rico alimento a la red trófica de nuestro acuario.


La gran mayoría de camarones del género Lysmata son controladores de plagas, de los más conocidos destaca el Lysmata wurdemanni (camarón menta o peppermint) que no solo nos ayuda en el control biológico de las aiptasias sino que también que es muy bueno consumiendo desechos de alimentos, detritos que se formen en el sustrato y cualquier otro material orgánico que esté en descomposición.



Este camarón tiene por habitad el mar del Caribe y la costa de sur América y se confunde con Lysmata rafa que se observa en la imagen E.


Como ya apuntamos las lysmatas son hermafroditas y normalmente el espécimen más grande será la hembra así que cuando compres estos camarones no solo busques los más grandes si quieres llevar parejas.


Normalmente el apareamiento se da luego de la muda de la hembra y un dato curioso es que una hembra puede almacenar el esperma del macho durante varios meses antes de fertilizar los huevos lo que explica que algunos acuaristas reporten la existencia de larvas teniendo un solo individuo.


Otro Lysmata muy común que no se queda atrás entre los preferidos es el Lysmata amboinensis que tiene por habitad la región del Indo-Pacífico y Mar Rojo.

Lysmata amboinensis
Lysmata amboinensis

En su entorno natural crecen en parejas o conviven en amplios grupos de individuos que forman grandes estaciones de limpieza. En nuestro acuario se deben tener amplios escondites ya que ello les da mayor seguridad y serán menos tímidos. Para ingresarlos al acuario, como todos los crustáceos debemos tener especial cuidado en su aclimatación pues son sumamente sensibles al pH y la salinidad, sin despreciar la temperatura.


La Lysmata amboinensis es confundida con frecuencia con la Lysmata grabhami por lo que incluyo el detalle de sus colas para que los podamos diferenciar gracias a la morfología en el diseño de la cola.


En la primer imagen observan la cola del Lysmata grabhami y en la segunda foto la cola de un Lysmata amboinensis.



Lysmata grabhami
Lysmata grabhami

Lysmata amboinensis
Lysmata amboinensis

A diferencia del L. amboinensis que es del Indo Pacífico y el Mar Rojo la L. grabhami es propio del mar Caribe.

Lysmata grabhami
Lysmata grabhami

Otro hermoso ejemplar muy conocido de la familia Lysmata es el Lysmata debelius ( camarón escarlata, camarón fuego, camarón fuego sangre roja)

Lysmata debelius, camarón fire,  camarón fuego
Lysmata debelius

Este camarón es mayormente activo por las noches y por igual requiere de un acuario con buena cantidad de escondites donde pueda refugiarse. En un acuario podemos tener un par mientras sean pareja de lo contrario tendremos agresiones entre ellos salvo que el acuario sea grande y les permita tener su propio territorio. Este camarón por igual ayudará a los peces en su limpieza y buscará por desechos que estén en el sustrato. Como todos los inveterados un nivel alto de nitratos no es ideal para ellos.


Este camarón es propio de Indonesia y Sri Lanka es bastante más tímido que los anteriores.


La Lysmata seticaudata (camarón monegasco, cola de seda) alcanza los 5 centímetros y el mediterráneo es su habitad natural donde pasa limpiando las morenas helena y los congrios.

Lysmata seticaudata
Lysmata seticaudata - Foto Jordi Regas

Es muy asustadizo tan pronto siente alguna amenaza se esconde y por tanto muy activo por las noches. Este camarón se suele confundir con el Lysmata nilita la cual carece de las bandas longitudinales blancas del L. seticaudata



Pasando a otro género, el camarón Stenopus hispidus (camarón boxeador, bandera o bandeado) es el más conocido de la familia Stenopididae

Stenopus hispidus
Stenopus hispidus

Este camarón tiene un rango amplio distribución a lo largo de los océanos tropicales, su nombre de camarón boxeador surge de su pésima relación con otros individuos y por cuanto siempre mantiene una pose de estar en guardia, por esta razón se recomienda un solo ejemplar por acuario salvo que sean pareja, de lo contrario habrá una lucha contra el individuo del mismo sexo. Incluso la agresión puede escapar de su misma especie y darse contra otras especies más pequeñas de camarones.


camarón boxeador, camarón bandera, camarón bandeado
camarón boxeador, bandera o bandeado

Es un camarón que puede alcanzar los 8 centímetros en el caso de las hembras y los machos no más de 5 centímetros por la cual su dimorfismo sexual cuando están en parejas nos permite una fácil identificación.


La búsqueda de su pareja inicia desde edad temprana por lo cual es normal verlos juntos en su habitad natural. Como todos los camarones de esta familia stenopididae tienen antenas y pinzas bien desarrolladas y como todos los camarones que hemos visto para su mantenimiento en el acuario es fundamental la presencia de una buena cantidad de escondites.


Otras especies menos conocidas de la familia Stenopididae están el Stenopus cyanoscelis, Stenopus scutellatus, Stenopus zanzibaricus, Stenopus pyrsonotus, Stenopus Tenuirostris y el Stenopus devaneyi por citar otros.



El género Hymenocera encontramos el hermoso camarón Hymenocera picta (camarón arlequín) que en cualquier acuario será objeto de apreciación dada su espectacular vistosidad.

Hymenocera picta, camarón arlequín
Hymenocera picta - Arlequín

A pesar de ser sumamente atractivos tienen la dificultad de tener una dieta especializada ya que requieren un fuente permanente de equinodermos (estrellas de mar). Sin la presencia de estos los estamos condenando a una muerte lenta por inanición. Si adquieres una pareja de estos camarones, dado que su vida se da en pareja, para controlar una plaga de asterinas recuerda la responsabilidad que tienes una vez que las han consumido.



Son camarones blancos, en algunas ocasiones con sombras rosáceas y manchas circulares o irregulares que dependiendo del área geográfica de donde vienen pueden ser color marrón con un contorno púrpura y borde amarillo pálido, o bien manchas azules y púrpura también rodeadas de amarillo y un perímetro azul oscuro. Dada esta diferencia de color en las manchas existe un debate si son dos especies diferentes o no, no obstante, la mayoría de la comunidad científica establece una sola especie. El Hymenocera picta inicialmente fue conocido como Hymenocera elegans por lo que no debemos extrañarnos que en algunos textos se usen ambos nombres como sinónimos. Entre los que los consideran como especies diferentes establecen al Hymenocera elegans como la variedad del océano Pacífico occidental.


El representante conocido del género Rhynchocinetes es el Rhynchocinetes durbanensis (camarón camello) que habita en el Indo Pacífico

Rhynchocinetes durbanensis, Camarón Camello
Rhynchocinetes durbanensis - Camarón Camello


R. durbanensis se mueve con movimientos espasmódicos y se caracteriza por tener un bulto en la espalda que lo distingue de otros camarones y que le dio lugar a su nombre común como camarón camello.


Rhynchocinetes durbanensis - Camarón Camello
Rhynchocinetes durbanensis - Camarón Camello

Es un camarón que podemos usa por un par de horas para limpiar las eventuales plagas que puedan venir en los frags de corales que compramos, más tiempo del par de horas no es conveniente pues podría lesionar los pólipos del coral si están con mucha hambre.


Es un camarón de unos 4 centímetros con grandes ojos negros, con líneas rojas y blancas en su cuerpo y el macho presenta un dimorfismo visible ya que cuentan con un primer par de pinzas más grandes. Las hembras pueden cargar entre 267 a 1764 huevos los que demoran 9 días en eclosionar a una temperatura de 29.2 grados centígrados o 18 días a 22 grados.


Este camarón es confundido con el Rhynchocinetes uritai y es parecido al R. brucei.


Por el Género Thor su representante es el Thor amboinensis (camarón anémona bailarina o camarón sexy) que llega a establecer una relación simbiótica con varias especies de anémonas. Este agraciado camarón no solo se caracteriza por sus colores sino porque eleva su abdomen en comparación con el resto del cuerpo.

Thor amboinensis, camarón anémona bailarina, camarón sexy
Thor amboinensis (camarón anémona bailarina o camarón sexy)

Este agraciado camarón es propio de la región del Indo Pacífico y es pequeño, no llega a medir más de 2 cm. Las hembras pueden alcanzar los 2 centímetros mientras que el macho llegará al centímetro y medio. Idealmente debe mantenerse en grupos de 3 a 5 individuos.


Thor amboinensis, camarón anémona bailarina,  camarón sexy
Thor amboinensis

Para terminar, me gustaría presentarles dos camarones que podríamos decir son exóticos y misteriosos, el primero de ellos el alféidos, de la familia Alpheidae, comúnmente llamado camarón pistola que puede llegar como polizón a nuestros acuarios entre la roca viva.

camarón pistola
Alféidos - Camarón pistola

Son fácilmente reconocibles por los ojos ocultos debajo del caparazón y por sobre todo por su característico sonido de disparo, un sonido de “explosión” para atacar a quienes se le acerquen o aturdir sus presas. Esta explosión es causada por un disparo de un chorro de agua a 90 kilómetros por hora en tan solo una milésima de segundo por medio de su pinza.


Este camarón es un depredador que utiliza sus pinzas para capturar otros crustáceos y peces pequeños. Algunos de camarones pistola pueden vivir en simbiosis con peces gobios.


Finalmente, otro que no necesariamente es popular, pero si lo podemos encontrar disponible en las tiendas es el Odontodactylus Scyllarus o camarón mantis de la Familia Odontodactylidae

Odontodactylus Scyllarus, camarón mantis
Odontodactylus Scyllarus - Camarón mantis

Estos camarones mantis son grandes depredadores que no dejarán un solo molusco en el acuario. No es un camarón para el acuario de arrecife y su belleza multicolor no debe tentarnos.


Su tamaño puede ir desde los 3 a los 18 centímetros, se ha estimado que puede desplazarse a 85 kilómetros por hora haciéndolo uno de los organismos más rápidos del planeta. El camarón mantis es un excelente excavador que construye sus madrigueras en forma de “U”.


Los individuos grandes no solo pueden comerse prácticamente cualquier habitante del acuario sino también incluso quebrar el vidrio golpeándolo con sus apéndices que son los que usan para quebrar la armadura de otros organismos para comérselos. Estos apéndices pueden ser de dos tipos, por un lado, para perforar y por otro para triturar.

Sus apéndices perforadores son los que le permiten rebanar sin problemas sus presas, sean peces u otros organismos blandos, si tienen coraza usará una y otra vez sus perforadores hasta quebrar la coraza protectora de su presa.